domingo, 6 de noviembre de 2016

En el canto mismo y su palabra esquiva

Cuando vine de España mis amigos envidiaban que en Argentina podía ver fútbol sin que el negocio lo hagan los de siempre.

Ya no me envidian.

-- ** --

Feisbuq tiene unos criterios estéticos muy extraños. Me ha censurado por segunda vez una imagen que incluía un desnudo artístico. Esta vez me ha impuesto un castigo: 24Hs sin publicar desde haber sido notificado.
Digo que es extraño porque esto sucede en medio de páginas pornográficas, pornografía explícita, de usuarias que se ofrecen con desbordantes pechos, más la habitual pornografía que nos ofrece la realidad. Habría que probar poner fotografías artísticas de penes erectos a ver si la moralina está escondiendo machismo barato al que solo le molestan las tetas y los pezones.

Habrá que aprender a engañar a los censores.
Ya se sabe: los censores nunca son sutiles, ni inteligentes.

-- ** --

"Algo –o alguien– tenía que aguar la fiesta. En Argentina, un grupo cada vez más grande y diverso de economistas y políticos muestran preocupación por los niveles inéditos de endeudamiento a los que ha llegado el gobierno de Mauricio Macri, a un mes de cumplir un año en el poder. Este nerviosismo contrasta con el entusiasmo que se siente en algunos círculos y medios de comunicación, que celebran con frases como "no terminamos como Venezuela" el viraje de las políticas "populistas" del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Con el cambio de forma y algunas medidas concretas –como ajustar tarifas de servicios públicos, negociar con la oposición y buscar más transparencia en las cifras– Macri logró generar la suficiente confianza interna y externa para pagar una deuda de US$9.300 millones con tenedores de bonos. Con eso, Argentina volvió a los mercados internacionales después de 15 años. Y sí que lo ha aprovechado. En estos 11 meses, gobierno, provincias y bancos argentinos han recibido US$40.000 millones en préstamos, con lo que la deuda pública queda en cerca de US$200.000 millones, que representan casi el 30% del Producto Interno Bruto (PIB)."

BBC Mundo

-- ** --

El problema no es que los militantes sean intransigentes, es lo natural que así sea. El problema es que los dirigentes con responsabilidad de construcción o de gestión lo sean. No sé porqué perdió el FPV, quizá sea cansancio natural, y muchos se dejaron engañar pese a que era evidente. El tiempo pone todo en su lugar.
Establezcamos prioridades:
1) que no gobierne ningún neoliberal.
2) que se decida mirando el trabajo
3) que se decida mirando el desarrollo nacional
4) que se decida priorizando el valor agregado
5) que quien gobierne no se olvide de la oferta, porque ésta se come vía precios la demanda
Los nombres me dan lo mismo. Pongan los que quieran. Pero que los vote la mayoría.

CEOP publica encuestas de opinión con regularidad, que son coherentes con otras consultoras de opinión pública. Olviden el núcleo duro más fanático del macrismo: ése es el 25 ó 30 por ciento que ve todo mejor. Son los votantes naturales, los votos que ya obtuvo en 2015. No olviden que la proporción de votos fue 40-30-20-10, y del 30 que no son FPV ni PRO (FR, Trosquismo, etc) la mayoría eligió no continuar (así llegaron al 51%). En ese 40% del FPV más el 20% del FR má el 10% restante, la abrumadora mayoría percibe la realidad: estamos yendo para atrás. La famosa marcha atrás, que también es un cambio.

Decía uno que sabía lo que decía que el órgano más sensible del ser humano es el bolsillo. Dos de cada tres ciudadanos percibe que la economía está peor, casi la misma proporción percibe que su situación económica personal está peor, y sólo tres de cada diez dice que es culpa de la pesada herencia, por el contrario seis de cada diez responsabilizan al actual gobierno.
Tiempo al tiempo. Esto no se sostiene. A menos que yo esté absolutamente equivocado (ojalá) y la economía de un vuelco espectacular a favor de todos nosotros, y esas mediciones de opinión den un vuelco igual de espectacular a favor del gobierno. Permítanme dudarlo.

No perdamos el tiempo con los nombres: el tiempo pone todo en su lugar.





Sueña futuro el poeta con voz desnuda: en el mar en el fuego en el viento. En el canto mismo y su palabra esquiva.
(Enrique Villagrasa Gonzáles)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada