miércoles, 24 de agosto de 2011

Mediocres y mendaces unidos contra la prepotente realidad

Hagamos el siguiente ejercicio de análisis crítico.
Leamos primero la nota de La Nación de hoy que tituló "La oposición lleva a la Justicia las irregularidades del escrutinio" - http://www.lanacion.com.ar/1400215-cont-la-oposicion-lleva-pruebas-a-la-justicia, que comienza: Pruebas en mano, una delegación de diputados nacionales de la oposición denunciará mañana en la Justicia que hubo serias irregularidades en el escrutinio provisional de las elecciones primarias del domingo 14...

A continuación este informe de Página/12 de hoy que tituló "Desestimadas por la Justicia" - http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-175211-2011-08-24.html, que comienza: La Cámara Nacional Electoral (CNE) dio a conocer ayer un comunicado en el que desestima, desde el punto de vista legal, las denuncias de fraude planteadas por fuerzas de la oposición sobre la base de los telegramas con los que se determinó el escrutinio provisorio...

Para ir fijando conceptos luego sería conveniente que refuerces tus conocimientos sobre la ley electoral: Autoridades de mesa - Presidente y Suplente Mesa - http://argentinaelecciones.com/informacion-autoridades-mesa-electoral-19.html.

Luego contrastá estas informaciones con el siguiente dato duro: hasta ahora 17 provincias han completado el escrutinio definitivo, y el resultado del mismo es un 0,4% mayor que el provisorio a favor de Cristina Fernández.

Esto sería conveniente que lo volvamos a analizar en unos días, luego de que la justicia se haya expedido. Sin embargo, lo que parece claro a la luz de los hechos, es que la mediocridad y la mendacidad no tienen límites en Argentina...


(Inspirado en un post de Tirando al medio)





La ciudad es un monstruo de fauces entreabiertas,
feroz depredador de encrucijadas,
mastodonte cruel y apasionado,
despiadado y amante.

La ciudad es un viento de paredes
que forman laberintos de asfalto y decepción.

La ciudad es un gato escabulléndose
tras la negra trinchera de un cubo de basura.

La ciudad es un contrabandista
de luces de colores que incitan a la vida.

La ciudad es tristeza derramada
sobre viejas aceras y adoquines que brillan
al peso inconsistente de la lluvia.

La ciudad, esa máscara doliente.

La ciudad es silencio de unos pasos,
son voces desatadas que atruenan las callejas.

La ciudad es refugio, estercolero,
es un perro sediento y peregrino,
un viejo que medita su cansancio
y un viejo que camina sin caminos;
vendaval y quietud, bares cerrados,
soledad, agonía y esperanza,
noche y día, amor y desengaño.

Hija de los esfuerzos de los hombres,
pervive maternal y milenaria.

Es un ángel perverso de labios anhelantes.
La ciudad, la ciudad es una diosa
posesiva y ansiosa, entregada y cautiva.


de Sergio Borao Llop



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada