viernes, 30 de marzo de 2012

El 29M fuimos muchos más que dos

La reforma laboral en España busca bajar el salario de los trabajadores, así de fácil y de claro. No les interesa crear fuentes de trabajo, ni les quita el sueño que para el año que viene llegue al 26% la tasa de desocupación. No pueden devaluar, así que pretenden ganar competitividad mediante la baja del costo salarial. Ya se estaba empezando a ver porque con el 23% de paro no necesitaban la reforma laboral, pero de este modo lograrán acelerar el proceso.

En Vigo, la ciudad más grande y más industrial de Galicia, éramos hoy 150.000 personas en las calles (créanme, que estoy contabilizando con mucha prudencia los asistentes a la marcha), sumando todas las marchas (tener en cuenta que aquí los sindicatos están lamentablemente fragmentados, y algunos muy desprestigiados). La ciudad tiene 300.000 habitantes, y con extra-radio (30 ó 40 Km) llegamos a 600.000 habitantes.
Nos sentíamos felices de ver el pueblo ganando la calle, y de comprobar que la sociedad está viva. Es la manifestación más grande desde que vivimos aquí; los memoriosos la comparan con la que se hizo contra la guera (en 2003, por la invasión a Irak, pocos meses antes de nuestra llegada).
Nos llenaba de emoción ver tantos mayores marchando por la calle codo a codo con la juventud. Saltaban menos, gritaban menos, pero inundaban las calles con su sabiduría. En Madrid y en Barcelona las cifras fueron millonarias. ¿Quién dijo que todo está perdido?

Los medios, que como todos sabemos aquí también son propiedad de empresas que entre otras cosas se dedican al negocio de la información, informarán mal, y se centrarán en detalles menores para desviar y desinformar, intentarán que parezca que la huelga y las manifestaciones tuvieron menos éxito del que efectivamente tuvieron.
Como ejemplo de esto, ayer en Gente De A Pie, Mario Wainfeld entrevistó a un "periodista" de "Onda Cero" consultándolo respecto a la evolución de la huelga general en el estado español. Este "periodista", se hizo eco del discurso oficial y argumentó que la huelga no había sido masiva, lo que se demostraba por el consumo de energía eléctrica.
Lo interesante del caso, es que la caída del consumo eléctrico fue igual que la registrada durante la huelga de 2010 contra la reforma de ZP, aproximadamente un 16%. Pese a que los alcaldes del PP han encendido las luces a pleno día para aumentar artificialmente la estadística de consumo eléctrico.
El Corte Inglés, aquí en Vigo (supongo que no habrá sido la excepción del estado español) abrió, y como la inmensa mayoría de los trabajadores están con contratos precarios (además de que se descuenta el día y un par de beneficios más, lo que en salarios bajos suma unos 80€ el costo de hacer huelga), más de la mitad de los trabajadores asistió, muchos luego de ir a las marchas; pero así y todo, si más de la mitad no iba, el consumo eléctrico no bajaba de manera proporcional. Tampoco en una fábrica se reduce de manera proporcional.
Es de muy mal gusto pretender usar el consumo eléctrico como medida. Que lo haga el gobierno se entiende, que los alcaldes enciendan todas las luces a pleno día para aumentar el consumo y dibujar los números vaya y pase, pero que alguien que se pretende periodista lo use para pretender lo que no es, para ignorar lo que no previó, es de muy baja calaña. Cuando lo cierto es que el acatamiento fue alto, como en toda huelga de difícil medición, pero los datos indican un alto acatamiento. Y las manifestaciones multitudinarias como hace mucho tiempo no se ve, por mucho esfuerzo de negación que se haga.
Mendaces propagandistas de los intereses de algunos grupos políticos hay en todos lados, pero en España son expertos en esa clase de periodismo. Tampoco en esto en Argentina somos los mejores.

La verdad, es que hoy en la calle, éramos muchos más que dos. Hoy las calles de España fueron las de la rabia y de la idea. Las calles de España se llenaron de vida y de dignidad.
Seguimos preguntándonos porqué el 20N las urnas no fueron igual de contundentes, pero las preguntas ahora las hacemos con una sonrisa de futuro iluminando.



(La imagen de la entrada corresponde a una vista aérea de la primera parte de la marcha del 29M en Vigo.)



A la huelga, compañero; no vayas a trabajar.
Deja quieta la herramienta que es la hora de luchar. A la huelga diez, a la huelga cien, a la huelga, madre, yo voy también. A la huelga cien, a la huelga mil, yo por ellos, madre, y ellos por mí. Contra el gobierno del hambre nos vamos a levantar todos los trabajadores, codo a codo con el pan.
Desde el pozo y la besana, desde el torno y el telar, ¡vivan los hombres del pueblo, a la huelga general! Todos los pueblos del mundo la mano nos la van a dar para devolver a España su perdida libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario