domingo, 9 de agosto de 2015

No sé cuándo fue, cuando dejé de ser niño

No importa a quien votes. No importa cuántos votos éste obtenga. Hoy será un día perfecto.
Hoy es un día en el que el pueblo decide, es el día de la democracia. Seguramente muchos pensemos que falta mucha más, que todavía estamos en deuda y nos falta construir más democracia directa.

Pero aún así, luego de 32 años de maravillosa democracia, parados sobre todo lo que nos falta, hoy es el día. Hoy les podés decir a la cara a todos cuál es tu verdad. No "la verdad", porque ésa no existe. La tuya, que es la que vale, que es la cierta. Y después volver ostentando una inmensa sonrisa.

Si no gana aquel al que le das tu confianza, tu esperanza mediante tu voto, no te quejes: seguí votando con alegría. Puede que tengas razón, y te falten argumentos. O puede que no tengas razón, y lo que te falta es humildad para reconocer la realidad.
Y si al final del día te vas a saltar y a bailar, bueno, esa ya es otra historia, que seguramente ya será parte de la historia.

Por mi parte, como cada vez que concurro a expresar mi opinión en una urna, hoy votaré con alegría. Votaré pensando en octubre.
Emocionado, porque siempre me emociona votar pensando en lo que sé que mejorará la vida de mi familia, de mis amigos, de mis compañeros.

Hoy voté a Kicillof y a Scioli. Pero también a Taiana, y a Milagro, y a Eric Calcagno. Lo que lamento es que en la posición en la que está Eric (12 de 19), será difícil, por no decir imposible, que sea electo en octubre. Habrá que conformarse con que los demás lo sean.

No cuestiono tu voto, cualquiera haya sido tu decisión. Ojalá estés tan alegre como yo. Aún nos quedan años emocionantes por delante: de consolidación, de profundización, de mejoramiento de nuestras vidas. Agradezco estar en mi patria disfrutándolos.


-- ** -- ** -- ** --

No me avergüenza confesar que me emociono hasta las lágrimas cada vez que veo esta escena, igual que el día que vi la película en el cine...

Escena final de Cinema Paradiso





No sé cuándo fue, cuando dejé de ser niño, si es que algún día dejé de serlo, no sé cómo se sabe, ni quiero saberlo.
(Miguel Ángel Peinador)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada