viernes, 30 de septiembre de 2016

En el doliente sueño de una infinita adolescencia

"En 2013, como titulares de más del 60% de las cuentas en Suiza figuraban sociedades pantalla radicadas en Panamá, trust de Islas Vírgenes o fundaciones de Liechtenstein".
Del libro "La riqueza escondida de las naciones", de Gabriel Zucman,

-- ** --

En Francia renunciaron hace unos años dos secretarios de estado por incumplir sus obligaciones con el fisco, este año en Francia un ministro renunció por tener cuentas en paraísos fiscales, en España un ministro se vio obligado a renunciar por lo mismo y no resulta tolerable su ingreso al Banco Mundial. Son sólo algunos pocos ejemplos de que en aquellos países que los votantes de la derecha argentina llaman "países serios" quienes son encontrados evadiendo el fisco, engañando al estado, cometiendo delitos económicos, deben renunciar a cargos públicos dado que los ciudadanos consideran inaceptable que un funcionario público engañe al fisco, se quede con el dinero que le corresponde al estado, debido a que es evidente para la mayoría de los ciudadanos europeos que esto constituye un robo equivalente a cobrar una comisión ilegal por asignar una obra o un contrato.
En Argentina, en cambio, los ciudadanos admiran a quienes cometen estos delitos, a quienes se apropian ilegal e ilegítimamente para sí los recursos que le pertenecen al estado, recursos que deberían destinarse a la salud, a la educación, a la seguridad.
Curiosos doblevaras los nuestros.

-- ** --

Daniel Santoro de Clarín acusa a Tuny Kollman de Página/12 de encubrir el "asesinato" de Nisman porque informa de manera veraz y ceñida a los hechos objetivamente conocidos sobre su muerte.
Estamos llegado a un nivel de estupidez rayana en el fascismo.

-- ** --

No soy peronista, pese a que muchos creen que sí, sin ser esto ni bueno ni malo. Como tampoco soy radical. Si me tengo que definir, para que sepan desde dónde opino, me defino como socialdemócrata (lo que en argentina nadie sabe muy bien qué es), por eso me entusiasmé con el proyecto político-económico que gestionó el gobierno entre 2003 y 2015, porque es lo más cerca que jamás estuvimos de mi ideal, y supongo que también porque jamás fui antiperonista, ni antiradical.
Ahora bien, leo algunos insensatos, todos votantes de Cambiemos, opinar, de manera ligera, que el problema argentino es que hubo muchos años seguidos de peronismo. Esto es falso, no hubo 20 años seguidos de peronismo. Nunca. Qué es el peronismo sería una buena pregunta, por cierto, pero esta quizá me exceda.
Lo que sì hubo es neoclasisismo en la mayoría de los gobiernos de los últimos 70 años, y muy poco keynesianismo. Los neoclásicos fueron en algunos casos conservadores, en otros peronistas, en otros desarrollistas, en otros radicales. Los keynesianos más de lo mismo, pero ciertamente muchísimo menos. Cada una de estas experiencias tuvo mejores o peores resultados, se realizaron con diferentes profundidades en la aplicación de estas lógicas.
Debemos utilizar en los análisis categorías adecuadas, porque pensar en términos pequeños tales como peronismo, radicalismo, macrismo (o cómo se llamen estos que nos están llevando al desastre económico ahora), garantiza que sigamos perdiendo el tiempo, empeorando, y desperdiciando cada mejora momentánea que logramos. Toda vez que en cada una de estas categoría se agrupan idearios diferentes y contradictorios entre sí.
De lo que deberíamos convencernos de una buena vez es que lo negativo para un país como el nuestro es la lógica neoclásica que ahora volvió al poder, que es la que nos ha llevado al desastre cada vez que la aplicaron (Videla/M.deHoz - Menem/Cavallo/DeLaRua como los más recientes ejemplos).
Hubo una época del capitalismo que llaman "La edad dorada": la lógica de aquellas décadas fue el keynesianismo. Luego de esos años dorados, en los que se gestó la idea del "sueño americano", en EEUU volvió la lógica neoclásica: el crecimiento del PBI y la renta a partir de ese momento se redujo a un tercio, y la desigualdad y la concentración crecieron de manera dramática.
Aviso para navegantes: si en EEUU no funciona para las mayorías (todos nosotros), en países como Argentina tampoco va a funcionar.
Deben convencerse: los únicos que se beneficiarán con esta lógica, como la que aplican ahora en nuestra querida patria, son los de la punta de la pirámide (ABC1: 5%). Al 17/20% que sigue (la clase media alta) le es indiferente. Pero al 75/78% inferior (Clase media, Media baja, y Baja) nos irá peor.
Porque como dijo Mark Twain: "cuando se cree en fantasmas, lo concreto aparece con mucha mayor fuerza". En eso estamos.

-- ** --

¿Macri sigue de campaña, está asumiendo, asumirá? ¿Algún día entenderá que la hora de los prejuicios y los agravios terminó: debe comenzar a gobernar de una vez?
El poder económico lo seguirá acompañando, pero decidiendo a favor de ellos y con falacias discursivas no se ganan elecciones.
Algunos podrán creer que sí: porque viven en un microclima. Extramuros hace frío, y la crueldad se paga.

-- ** --

Es curioso encontrarse con arrogantes que se pretenden exclusivos en la posesión del error.
Podrán agraviar, agredir, desgañitarse en imprecaciones: seguirán siendo unos necios pretenciosos.

-- ** --

Dicen que dijo Albert Einstein: "¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio."
Don't worry, be happy...





Va mi sueño en los sueños de bondad, en los sueños que despiertan al mundo, virginales, y en el sueño marchito y en el doliente sueño de una infinita adolescencia. Resplandece tu sueño, tu sueño de laurel y mariposa, y lo miro pasar como una espada en vuelo, desnuda de dolor, virgen de heridas. Y no hay vuelo en tu sueño que no parezca ser mi propio vuelo.
(Efraín Huerta)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada