viernes, 30 de septiembre de 2016

Se desata la lluvia entre los sueños y arrasa

Según el CEPA la pobreza creció del 25% al 32% en tan sólo 7 meses. No podemos negar un dato positivo: este dato coincide con el informado por el INDEC.
El CESO por su parte informaba a fines de 2015 que la pobreza alcanzaba a poco menos del 20% de la población. Ahora nos informa que si utilizara la nueva metodología del Indec, hacia fines de 2015 daría el 27,3%. Está sobre valorada en unos 15 puntos porcentuales, según cálculos de Andrés Asiain. Si tenemos en cuenta que el INDEC usa la canasta de CABA, y que el CEPA mide en CABA y GBA, el número quizá esté algo sobre estimado si se midiera con alcance nacional.

De todos modos, la tendencia es inocultable: los números no son iguales toda vez que no son iguales los métodos con que se calculan, pero todos (CEPA, CESO, INDEC, UCA, la UBA, etc) indican alrededor de un 6 ó 7% de incremento en el primer semestre de 2016.
La dinámica es incontestable: está subiendo a paso acelerado. Y la comparación es con la dinámica del proceso anterior, que bajó desde el 55% a ritmo acelerado hasta 2011, y allí se estanco por debajo del 20%, oscilando entre el 15% y el 20%. Ahora esta dinámica se rompió, y busca un punto de equilibrio mucho más alto.

El número es contundente: cuando los muchachos de Cambiemos hablaban de pobreza cero, de lo que hablaban es de agregarle ceros al final a los números de la pobreza.

-- ** --

Informa también Andrés Asiain del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz que con la actual metodología del Indec en el 2003 había poco más del 60% de pobreza, y a fines de 2015 cayó al 27,3%. Es decir que con la actual metodología de Indec la pobreza se redujo más del 33% durante las 3 gestiones del FPV. Y que en el 2007 había poco más del 39,7% de pobreza, y a fines de 2015 cayó al 27,3%. Es decir que durante el mandato de CFK se redujo el 12%.

No cambiamos, empeoramos. No había que cambiar, había que mejorar.

-- ** --

Cada vez que habla Macri le escucho decir que estamos condenados al éxito.
En algo le doy razón: si sigue gobernando él estamos condenados.

-- ** --

Luis Juez no es embajador argentino en Ecuador: es embajador de Cambiemos.
Inauguramos el tiempo de los embajadores militantes.





Lluvia tras lluvia, el suburbio se subleva. Llueve la grieta, la pobreza, el adobe llueve. Hambrientas, se arrinconan las miradas, se arropan furentes las tristezas; se persignan a gritos los silencios. De repente, estalla, se desata la lluvia entre los sueños y arrasa, intensa, choza, caserío, vereda, ahorro, sementera.
(Pablo Rueda)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada