viernes, 16 de septiembre de 2011

Son cosas chiquitas

Son cosas chiquitas.
No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá.
Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos.
Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable.

(Eduardo Galeano)



Y es raro, porque hay una tendencia en algunas personas, muchas de las cuales leen a Galeano, a creer que: o estás en el paraíso, o estás en el infierno, y que entre estas instancias no hay un camino a recorrer.
Y si hablamos de la realidad argentina, sólo los necios niegan lo mucho que nos falta para llegar al paraíso; pero hay que vivir sumergido en la mendacidad y la mediocridad para negar todo lo que nos alejamos del infierno.
Como si no existieran las utopías, esas que el mismo Galeano dice que sirven para caminar, y no para llegar a ellas.




La imagen que ilustra esta entrada corresponde a "Escuelita Rural", del maravilloso artista argentino Antonio Berni.




Comparto el diálogo que mantuve con Eduardo Galeano, sobre nuestro común amor por el Río de la Plata.

EG: "Mirá pibe. Si Beethoven hubiera nacido en Tacuarembó, habría llegado a ser director de la banda del pueblo."

RC: "Entonces maestro, como espera que acepte que allí nació Gardel..."


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada