jueves, 28 de octubre de 2010

Siempre nos quedarán los artistas

Escritores, músicos, militantes por los derechos humanos, religiosos, artistas plásticos, cineastas, actores y actrices, periodistas, directores de teatro, científicos, educadores, jueces, creadores, argentinos, españoles, latinoamericanos, intelectuales comprometidos, hombres y mujeres que tienen una vida de compromiso con la verdad y con la justicia, básicamente gente de bien, buena gente, muchísimos de ellos ejemplos de vida, militantes de la vida y la cultura, en un aluvión de palabras emocionadas en las que primaron la sorpresa, el dolor, la angustia y hasta la bronca por la muerte del ex presidente Nestor Kirchner, pero también el apoyo a Cristina Fernández y, pese a lo duro del momento, un ánimo de esperanza por el futuro.
Multiplicidad de voces válidas, respetadas y respetables, de los más diversos orígenes sociales, políticos y culturales, que pese a que no se oigan diariamente, hablan, y dicen. Dicen que sí creen que hay futuro, y que tienen claro que no estamos en el peor de los infiernos.


- Elsa de Oesterheld: “Estoy de-sesperada de angustia, de pena. Si pudiera hacer algo por Cristina, no sé qué, lo haría. No puedo apartar a Néstor de todo lo que vivimos. Todo cambió desde que ellos asumieron la presidencia, un cambio excepcional. Vemos al país de manera diferente. El cambio se produce día a día desde que Cristina y Néstor asumieron la conducción de la Argentina”.

- Juan Gelman (poeta): “Le estaré eternamente agradecido a Néstor Kirchner por sus aportes al esclarecimiento de las desapariciones en mi familia. Fue un político de garra, creador de un proyecto de país nuevo que siguió impulsando a pesar de todos los obstáculos que los intereses de siempre, más atentos al bolsillo que al pueblo argentino, levantaron y levantan ahora ante la Presidenta. Kirchner estableció que el respeto de los derechos humanos es una política de Estado y terminó con el muro de plomo de la impunidad que gobiernos civiles anteriores no supieron o no quisieron tocar”.

- Eduardo Galeano (escritor): "Según me dijeron en la costa colombiana, un hombre viejo, pobre, pescador negro pudo subir al alto cielo y desde el alto cielo vio la tierra. A la vuelta contó y dijo que los humanitos somos un mar de fuegos, hay fuegos grandes, fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Ningún fuego es igual a otro fuego. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros fuegos arden la vida con tantas ganas que no se pueden mirar sin parpadear y quien se acerca se enciende. Néstor Kirchner fue uno de esos fuegos y será difícil apagarlo".

- León Gieco (cantor): "Me tocó estar lejos, presidiendo el Festival de Cine Latinoamericano de Trieste. Y estoy shockeado. Siempre lo sentí a Néstor como un hermano lleno de fuerza que nos marcaba el camino. Yo nunca fui militante de partidos políticos, pero creo que siempre actué como militante en los hechos. Estuve junto a ellos –Néstor y Cristina– en el acto de la ESMA y fue tan profundo nuestro entendimiento y nuestro compromiso que de ahí en adelante me sentí su aliado. Cristina sabe cuánto la queremos y admiramos Alicia y yo. Y también sabe que puede contar con nosotros."

- Roberto “Tito” Cossa (dramaturgo): "Sin haber sido kirchnerista, uno siente que fue el mejor gobierno de la etapa democrática, el que más avanzó sobre las cosas más importantes, el que reivindicó el rol del Estado en el control y el ordenamiento de la economía. Dio reivindicaciones todavía incompletas pero importantes a trabajadores, jubilados, a los más postergados. Su política exterior fue muy buena y la de derechos humanos, impecable. Son muchas cosas como para no sentir que se nos haya ido. No fue el único en este proceso, pero sí fue quien lo puso en marcha. El tema es cómo continúa: no queda Isabelita sino Cristina, que demostró capacidad para seguir el proyecto y profundizarlo. Aun así, uno siente que Néstor era el armador de todo ese enjuague político. Alguien dijo por radio que se metió en el barro, en este año de elecciones. Ella perdió un copiloto imprescindible. Esa es la incertidumbre que se abre. Deja sus hechos: es un hombre que puso a la política de vuelta en el escenario. Y pudo sobreponerse a las presiones de las corporaciones, al poder mediático que se quería imponer, es decir, que no quería que hubiera política."

- David Blaustein (cineasta): “Es muy difícil hablar, pero hay una sensación enorme de congoja, tristeza, angustia. Es también una enorme pena por lo que Cristina debe estar atravesando en este momento y, a la vez, tengo la certeza de que tiene la fortaleza espiritual y la capacidad de gestión para salir. Por otra parte, tengo la certeza de que algunas imitaciones trágicas que están buscando algunos no van a suceder. No va suceder la Década Infame como después de la muerte de Yrigoyen, ni el golpe del ’55 como después de la muerte de Evita, ni lo que vino después de la muerte de Perón. Hay millones de argentinos que han sido depositarios de ciertas políticas públicas durante estos años que no van a permitir que venga cualquier tipo de retroceso. Uno ve en algunos diarios digitales algunos caranchos que intentan sobrevolar y me parece que la sociedad argentina es otra. Estamos avanzados institucionalmente como para que eso no suceda. Y espero que no suceda”.

- Adrián Paenza (Matemático): "Cuando era presidente, él me había dicho que estaba muy preocupado porque sabía que la gente que trabajaba como becaria en el Conicet ganaba muy poco dinero. Me resultaba sorprendente que el presidente supiera que el organismo tuviera becarios. Dos meses después, en una reunión por el premio que recibió un biólogo argentino, Kirchner me miró y sostuvo: ‘te dije que les iba a aumentar’. Les subió el salario un 50 por ciento. Conocí muchos ex presidentes en Argentina pero ninguno al que le interesara tanto el tema de la educación, la ciencia y la tecnología y lo demostraron creando un ministerio. Como presidente fue ciertamente distinto a todos los que viví, tengo 69 años.”

- Jorge Rivas (Diputado socialista): "Conocí personalmente a Néstor Kirchner durante la segunda parte de su gobierno. Me sorprendieron la firme convicción con la que defendía el proyecto que encabezaba, la claridad con la que describía la etapa histórica en la que le tocaba gobernar y la precisión con la que percibía los obstáculos con los que se topaba y se toparía el proyecto popular. Estaba obsesionado por conformar un sólido sujeto social y político diverso con el cual poder superar esos obstáculos. Esa obsesión lo acompañó hasta su muerte. Podría decir que mi relación política con él fue dual, ya que tal vez por mi dogmatismo y por mis prejuicios fui opositor parlamentario al principio de su gobierno, hasta que me rendí ante la contundencia de los hechos y terminé como su vicejefe de Gabinete. En lo personal lo recuerdo como un tipo sencillo y de buen humor, y luego de sufrir mi incidente físico tuve oportunidad de conocer su afecto y su solidaridad. Me encontraba fuera del país cuando se produjo su lamentable muerte, lo que me permitió comprobar el profundo respeto que se le tenía en el mundo, en particular en América latina, donde también se lo recuerda con mucho afecto. Y por supuesto, la movilización y el dolor popular en la Argentina nos demuestran el reconocimiento y el amor de su pueblo. Fue un gran presidente, que sacó al país de una sus más profundas crisis y lo recondujo por un camino de progreso, además de devolverle poder decisorio a la política y sentido a la militancia. Creo que sin lugar a dudas deja una huella imborrable en la historia política argentina."

- Pablo Nacach (sociólogo y escritor): "Ha sido una noticia muy impactante, por su repercusión tanto en Argentina, como en el exterior. En Argentina, la repercusión de la muerte de Néstor Kirchner expresa la potencia de su construcción política, que generó, entre otras cosas, el regreso del debate de las ideas, frente a la frivolidad de Menem; la política volvió a ser clave, sobre todo en la fundamental cuestión del enjuiciamiento a los militares culpables de genocidio. Kirchner murió haciendo política. En el exterior, sobre todo en España, la noticia de su muerte se ha utilizado como un intento (más) de desestabilización, ya que Kirchner encarnaba, a los ojos del exterior, el populismo latinoamericano, cuando en realidad su política supuso un límite al poder omnímodo de las multinacionales y el FMI. ¿No es este ánimo desestabilizador una injerencia en los asuntos internos de Argentina? Por último, creo que su muerte fulminante es una metáfora. Por desgracia, todas las destituciones en América Latina son fulminantes, a través de golpes de estado. Esta vez, en lugar de un descabezamiento ha sido un descorazonamiento. Ahora hay que ver cómo Argentina se repone, cómo reacciona Cristina, y cómo van a utilizarse las cenizas de Kirchner en la construcción simbólica y política que se viene."

- Baltasar Garzón (Juez): "La muerte de Kirchner supone una pérdida muy importante para Argentina y América Latina, por cuanto su figura política como estadista suponía estabilidad y seguridad en la acción de gobierno, e impulso de la lucha por los derechos humanos en todo el continente. Kirchner fue el presidente que "con una decisión preclara, apostó por la justicia y contra la impunidad de los crímenes contra la humanidad de la dictadura. Su apoyo a las víctimas ha resultado clave y su lugar será muy difícil de suplir, como amigo, como estadista y como defensor de los derechos humanos."

- Joan Manuel Serrat (músico): “He conocido tanto a él como a la Presidenta y he estado con ellos en diferentes circunstancias y situaciones. La noticia ha sido una sorpresa muy desagradable. Trabajó cerca de los derechos humanos y peleó para que se devolviera la dignidad arrebatada a mucha gente. Hay que estar muy atentos frente a lo que pueda pasar en la Argentina”.

- Liliana Herrero (música): “Nos quedamos sin Néstor y no es poco, es mucho y abismal. Tuvo coraje e ideas, pensó la Argentina desde el viento frío que viene del Sur. Nadie esperaba su irrupción y sin embargo llegó con desparpajo, desmarcándose del político clásico. A los músicos nos recibió, nos escuchó y nos dio las herramientas que necesitábamos para trabajar y pensar en nuestra profesión. Abrió el camino tantas veces dejado atrás, para pensarnos sin las políticas malditas de los ’90. Y nos legó a su compañera, que necesitará más que nunca de nosotros para acompañarla con responsabilidad en la profundización de este modelo”.

- Deigo Maradona (Futbolista): "Argentina perdió a un gladiador que nos sacó del pozo. La noticia fue un mazazo para todos. Nestor Kirchner era un batallador y un luchador por sus ideales.".

- Teresa Parodi (cantante): "Murió el compañero Néstor Kirchner. Era un político extraordinario. Lúcido y apasionado. Claro y honesto y decidido en sus convicciones. Puso el cuerpo y el alma en defensa del modelo nacional y popular que llevó adelante desde el primer día de su gobierno y que sostuvo a cada paso, como ninguno. Alegre y solidario. Generoso y con coraje. Así lo recordaremos. Así seguirá con nosotros porque no dejaremos que su ejemplo se olvide. Al contrario, alimentará nuestro día a día. En lo personal le agradezco lo mucho que le dio al país. La forma en que lo condujo hacia este presente con más justicia. Le agradezco la militancia y la mística que nos devolvió con su apasionado compromiso y con sus decisiones políticas. Su liderazgo nos llena de orgullo y su amor repartido en cada acto nos empuja a caminar esperanzados hacia el porvenir. Cristina no está sola. Tiene a su lado a todo aquel que crea en este modelo de país y que hoy como nunca saldrá a defender los maravillosos logros de sus políticas de Estado. Néstor quedará en la historia y será reconocido por las generaciones venideras cuando se pueda contar sin mentiras su rol de artífice de la patria grande que todos nos merecemos."

- Aída Bortnik (guionista): “Esta enorme y abismal pérdida significa mucho dolor para todos los argentinos, significa también que no somos un país con muy buena suerte. Como en el dicho campero, las malas yerbas no mueren y un hombre como Kirchner sí. Recibió un país en estado catastrófico y lo recuperó desde el punto de vista moral, económico y de los derechos humanos. Recuperó el liderazgo para la Argentina. Fue un ejemplo de cómo debe comportarse un presidente. Durante su presidencia y la de Cristina los jubilados recibieron dieciocho aumentos: durante los diez años de presidencia del nefasto Menem los jubilados recibieron descuentos. Hay momentos inolvidables, como cuando le ordenó al jefe del Ejército descolgar el retrato de Videla. Su presidencia está llena de momentos clave para nuestra historia. Prometió que no se iba a pagar deuda con hambre de los argentinos, y cumplió. El país cambió gracias a él y a Cristina, que siguió su línea política y profundizó los cambios. Cristina dijo que hay que redistribuir la riqueza. Y el día que la oí, sentí un miedo verdadero, profundo, como un pinchazo en el corazón. Pensé que esas cosas se hacen pero, ¿decirlas? ¿Y en esta Argentina? ¿Y una mujer? No se lo perdonaron nunca. Imagino que para ella es una pérdida de la que es imposible recuperarse plenamente porque, además, se querían. Era evidente que se querían. Yo estoy de duelo, lloré mucho al enterarme, me enojé mucho con nuestra suerte. No tengo consuelo. Lo necesitábamos. Yo quiero que Cristina sea presidenta, pero lo necesitábamos y ella también”.

- Daniel Viglietti (Cantor): "El golpe es duro y diferente, porque es la muerte de un estadista que estaba precisamente en los antípodas de lo que la palabra golpe ha significado en la historia argentina. La visión que tenemos muchos sobre Néstor Kirchner, y paralelamente sobre su compañera de vida y actual presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, es la de un gobierno que desde un país casi derruido, a varios niveles, logró rescatar una Argentina posible, una sociedad poco a poco más cerca de lo justo. La figura de Néstor Kirchner está muy marcada para nosotros los uruguayos por la política que en materia de derechos humanos se ha desa-rrollado en el país hermano durante los dos gobiernos, el anterior y lo que va de éste. Si partimos del período en que fue presidente, Kirchner funda una actitud de dignidad frente a ese tema. Sorteando las críticas de la oposición y los artilugios de una Justicia que casi nunca hace justicia en estos asuntos y en estas regiones del mundo, Kirchner abordó con coraje la decisión de anular las leyes de impunidad. Y que, en consecuencia, muchos de los represores identificados pasaran ante los jueces y fueran condenados a la prisión, a lo que se suman muchos juicios abiertos que siguen su curso. El sanguinario dictador Jorge Videla, a la cabeza de los genocidas es, preso, una muestra simbólica de ese cambio histórico. Seguiré evocando estos temas en mi programa de radio, en Tímpano. Pido excusas por la tardanza de mi mensaje, en el que no olvido a la izquierda argentina, compleja en su diversidad, pero siempre en vigilia, y más cuando cae sangre inocente como la del joven Mariano Ferreyra. Más temprano que tarde volveré a cantar a esa tierra que también han sabido sembrar de cantos voces orientales compañeras, como Alfredo Zitarrosa o el recientemente fallecido José Carbajal, el Sabalero. Y sentiré que la canción podrá seguir haciendo lo suyo desde voces argentinas como las de León y Víctor, Teresa y Liliana, y tantos otros, acompañando a ese pueblo que ojalá sepa dar el mayor apoyo a la tarea que le espera a la Presidenta Cristina, juicios a los genocidas mediante y deteniendo los embates de una derecha deseosa de revancha y con puño de hierro desde siempre. Ojalá así sea, pueblo y Presidenta."

- Vicente Battista (escritor): “La noticia nos quebró. Justamente el día en el que estamos contando cuántos seres humanos hay en el país, se nos va uno de los grandes. Porque fue un grande. Para evaluar su mérito no hay más que revisar los hechos de los últimos años. Kirchner y Cristina supieron –aunque varios no se dieran cuenta– cumplir deseos que los que cargamos con un par de años teníamos pendientes desde hace décadas. Desde quitar los retratos de los genocidas que colgaban en las paredes de las dependencias oficiales hasta la Asignación Universal por Hijo o el juicio y castigo a los culpables. Y esto lo sostengo incluso desde una postura marxista: Kirchner representó a nivel nacional el fenómeno que se viene dando en el resto del continente, esa amalgama entre izquierda e identidades populares que tantas satisfacciones nos ha dado y nos dará. Ahora ya se ven venir a los Solá, los Eliaschev y sus imitadores, trayendo sus hipocresías. Hoy más que nunca hay que transmitirle fuerza a la Presidenta”.

- Víctor Heredia (Cantante): "Hay algo que ahora nos queda claro a todos: Néstor Kirchner se expuso todo este tiempo con gran hidalguía, cuando ya sabía que su estado de salud era delicado. Sabía que estaba corriendo un riesgo, y lo asumió. Privilegió a la Argentina y a los argentinos, antes que su propia vida. Sin ánimo de hacer comparaciones fuera de lugar, diría que en este continente hemos visto a muchos líderes exponer su vida por lo que consideraron justo: San Martín lo hizo sable en mano, el Che fusil en mano, y tantos otros llevaron su vida y sus ideales hasta las últimas consecuencias. Néstor acaba de responder con su vida por la propuesta nacional y popular que defendió. En el último tiempo le criticaron que faltara a veces al Congreso, y ahora es evidente la razón por la cual no asistía a tantas sesiones. Sin embargo, tuvo fuerzas para defender la Unasur, para impulsar el mercado latinoamericano, para fortalecer la democracia continental y a la Argentina desde lo económico y social, pero sobre todo desde lo institucional. No puedo decir que fui su amigo, pero teníamos una muy buena relación. Me convocó cuando recién asumió, en 2003, para contarme su proyecto, nacido de la humildad de aquel 22 por ciento de votos. Sin embargo, con ese 22 por ciento logró cambiar una Corte Suprema adicta, se jugó por una política de derechos humanos, colocó en su lugar a cada uno de los estamentos políticos y sociales de la Argentina. Los agoreros de siempre ya hablan de incertidumbre política. Es al revés, mal que les pese. Este camino popular no tiene marcha atrás, somos muchos los que lo vamos a defender, y las nuevas generaciones lo tomarán a su cargo. Estoy en México, sin posibilidad de volver hasta el 3 de noviembre. Quisiera estar tomándome un avión ahora. Va mi abrazo emocionado para todos mis compatriotas, hoy somos uno en el dolor."

- Federico Luppi (Actor): "Obviamente, esto no me genera nada dulce ni agradable. Es un golpazo porque era un referente político importante. En lo que a mí respecta, y por lo que he vivido, fue uno de los políticos más importantes de las últimas décadas. Cívicamente corajudo y con vergüenza política, capaz de enfrentar ciertas cosas con lenguaje directo, un poco a cara de perro, campechano, y a veces remando en situaciones muy complicadas, muy duras. Me impresionó mucho cuando hizo bajar los retratos. Me pareció una forma de simbolizar el inconsciente de un país de manera viril y frontal. Y eso me dio la pauta de que había algo ahí que tenía que ver con la decisión, con la ejecutividad, con ver las cosas con perspectiva. Cuando pidió que descolgaran el cuadro de Videla fue la primera vez que como habitante de esta Argentina en la que envejecí viendo presidentes cagones, cobardes, mentirosos y truchos, vi a un tipo que se puso los pantalones y dijo lo que tenía que decir. ¿Por qué? Porque él era el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. Vi en situaciones similares a presidentes como Alfonsín o De la Rúa arrugar hasta la médula. Kirchner era un animal político de verdad: tenía el instinto y la capacidad de piloto automático de navegar en medio de tormentas. No exagero nada, no soy nada afecto a las pleitesías políticas, pero de verdad desaparece un referente importantísimo de la Argentina, no solamente por el gobierno que hizo sino porque además en ningún momento dejó de plantear las cosas con la frontalidad con que podía hacerlo. Era capaz de conversar mano a mano, campechanamente, sin ningún tipo de solemnidad. No era un rasgo populista sino de llaneza intelectual y capacidad afectiva. Como hombre político, arrancó la primera magistratura con un delgadísimo porcentaje de votos, con aquella interferencia estúpida y canalla de Menem. Y con ese caudal de votos mínimo, sin embargo, muñequeó, manejó la cosa, se enfrentó al FMI, creó instancias de negociación realmente importantes. Supo plantear políticamente la no dependencia del Fondo, el quite de la deuda. Me da la impresión de que sabía qué quería y se basaba únicamente en el aprecio y en la confianza en la masa, en el público, a la manera griega. Es un momento en el que hay que estar muy atento, muy alerta y muy lúcido porque va a haber una avalancha catártica de canallaje político que va a decir de todo y utilizar esto como una manera de retrasar y negativizar el proceso. Es un momento duro y espero que su mujer tenga el ánimo, el coraje, la fuerza y hasta la capacidad de llanto para poder superarlo."

Ricardo Foster (Filósofo): “Néstor llegó sin ser esperado y se fue sin que ninguno de nosotros pensara que se iba a ir. Néstor nos enloqueció a todos. Estamos enriquecidos frente a una situación descomunal. Un cartel en la Patagonia: “Los gitanos de Santa Cruz te amamos Cristina; no te olvidaremos nunca Néstor”. Nos lloramos todos estos días, nos lloramos la vida. Estamos en tiempos de confluencia. De nuevo apareció la multitud dolida pero al mismo tiempo festiva. ¿Se había muerto el pueblo? Néstor es un enigma de la historia argentina. Somos privilegiados de un momento histórico que no pensábamos vivir”

- Patricio Pron (escritor): "Ha sido una muerte absolutamente inesperada que redibuja el mapa político argentino. Personalmente, además de lamentar la muerte del que tal vez haya sido el mejor presidente argentino de los últimos 50 años, lo que me gustaría creer es que el proceso político que se inició con él no acabará con su muerte."

- Pablo Marchetti (Director Revista Barcelona): "Lo que realmente importa ahora es cómo salir de esta plaza. Y lo más importante, cómo hacer para volver a encontrarnos todos aquí, con esta misma emoción, con esta misma fuerza. Cómo tener la certeza de que, si nos joden, aquí vamos a estar. Aguantando los trapos. No los de Néstor ni los de Cristina. Los nuestros, los de los montones de personas que no queremos que nos rompan las pelotas. Los de todos aquellos que estuvimos horas y horas esperando para ver durante 30 segundos un ataúd cerrado, porque sabíamos que allí adentro había un tipo especial. Un tipo que no fue ni un héroe revolucionario, ni un gran ideólogo, ni siquiera alguien muy parecido a nosotros. Sin embargo, ese tipo fue quien hizo el milagro de juntarnos, de hacernos tomar conciencia de que somos un montón y de darnos cuenta de que hay ciertas cosas que no vamos a permitir. Bueno, no exageremos, que somos frágiles. Pero al menos ahora sí tenemos claro que hay cosas con las que no se jode. Por eso, aunque sólo sea por eso, gracias Néstor."

- Andrés Ciro Martínez (Músico): “Lamento el fallecimiento del ex presidente. Se lo podrá criticar, como a todos los que hacen, pero creo que fue lo más serio y sostenido que tuvimos como proyecto desde que volvió la democracia. Esperemos que nuestra presidenta se proponga con renovados bríos erradicar la pobreza y disminuir la brecha entre ricos y pobres."

- Litto Nebbia (músico): “Siento mucha pena y tristeza, no puedo creer que se haya ido. Cuando alguien que uno quiere se marcha, se lleva consigo un secreto. Uno de los misterios de la vida. Sus seres queridos quedan muy apesadumbrados, casi sin entender nada. Es uno de los momentos donde el que se fue sabe mucho más que uno. Pienso en la fuerza espiritual que tiene que tener su familia. Especialmente Cristina, compañera de vida en todo el proyecto político. En este momento, todo mi cariño y mi oración es para ella, para sus hijos y allegados más queridos. Ojalá la gran mayoría del pueblo argentino sepa acompañar este momento, para darle fuerza y dinámica a la cantidad de innovaciones que han gestado para nuestro país. Un periodista me preguntó si sentía un poco de desesperanza por este suceso. No se me cruza ningún pensamiento de desesperanza, si bien me apena la pérdida. Mi deseo es que Cristina pueda continuar con mucha más fuerza el camino iniciado, porque ése será el deseo de Néstor”.

- Felipe Pigna (historiador): “Se va una persona de mucho peso político y una gran capacidad de lucha y confrontación con sectores con los que muy poca gente se metió en la historia. Murió un personaje político muy importante, un hombre que instaló en la agenda cosas que estaban por fuera de lo que fueron los ’90, como los DD.HH., el posicionamiento de la Argentina en el exterior y un modelo económico con prioridad en la producción, el consumo y las políticas sociales. A diferencia de otros momentos históricos dramáticos que vivió la Argentina, hay una herencia, una persona en condiciones de continuar la tarea. Hay que acompañar a la Presidenta y fortalecer el modelo”.

- Adrián Caetano (cineasta): “Es un garrón, porque era un tipo clave en el panorama de la política argentina. Lo que quiero pensar y creer también es que se ha gestado un gobierno en base a ideas. Y más allá de la pérdida, quiero pensar que hay bases sólidas como para que esto no dependa sólo de una persona. Espero que se haya construido algo como para que la pérdida de Kirchner no sea la de un espacio de debate inteligente que se estaba gestando. Algunos amigos tienen una postura derrotista de que ahora se viene la derecha. Yo no quiero pensar eso”.

- Eduardo Sacheri (escritor): “Es prematuro abrir cualquier juicio sobre el sentido de lo que ha ocurrido. Lo único que puedo afirmar es que esta muerte es una pérdida, porque la persona que se fue siempre mereció mi respeto. Y me inquieta pensar que puede haber sectores que reciban este hecho con beneplácito”.

- Abelardo Castillo (escritor): “Pueden gustar o no sus ideas, pero es incuestionable su carisma como político. Igualmente, creo que es muy prematuro hablar de lo que aportó a la tradición de líderes políticos de la Argentina. ¿Cómo podemos saber hoy el poder de su legado si se lo compara con Sarmiento o con Perón? Hay que esperar un poco para poder evaluar políticamente lo que significó. Lo más sensato es reflexionar y no politizar a partir de esta desaparición. No podemos saber lo que significa un hombre hasta que pasan muchos años de su ausencia... todavía hoy casi ni sabemos lo que significó Rosas para la historia argentina”.

- Daniel Goldman (Rabino): "Conocí a algunos presidentes de la Argentina, pero Néstor fue el único al que no podías no tutearlo. Este hombre de rostro pícaro, que ceceaba, usaba mocasines y andaba desaliñado, fue uno de los pocos que comprendió en su esencia el tema de la memoria como recuperación de una arista tan vituperada en la identidad argentina. Para los que venimos caminando en este asunto de los derechos humanos, cómo nos irritaba que nos crean ilusos cuando los supuestos esclarecidos, desprovistos de argumentación fáctica, parapetándose en sus corazas y sólo promoviéndose en la antipatía que les causaba la corbata desajustada, ya no sabían qué alegar y nos corrían señalándonos que el Gobierno nos estaba usando. Y por fin alguien se acordó de usarnos, debía ser la simple y punzante respuesta, ya que ser consciente del uso era la mejor credencial para asumir el lugar que exigía la compleja multidimensional de un proyecto de Estado, que anhelaba penetrar en la profundidad del dolor de una sociedad que no resolvería sus problemas si no se proponía acompañarnos a viento y marea en la búsqueda de verdad y justicia. Sabiendo que los paradigmas de la memoria deben aplicarse tanto a lo lejano como a lo cercano, en esto no hago referencia sólo al repaso del ‘76, sino también al casi imperceptible hilo conductor que nos hizo estrellar con la realidad del 2001. El fallecimiento súbito del presidente al que accedí a tutear, permitió catalizar testimonialmente en la inagotable pantalla de televisión de estos días aquello que nuestra conciencia cortoplacista nos hacía olvidar: el recuerdo a flor de piel de lo destrozados que estábamos en el 2001. El rigor de las certezas nos exige, ante la ecuación de la muerte, mirar al pasado inmediato y recordar dónde estábamos, y dónde nos encontramos hoy. Y a mí que no me la cuenten, ya que el inicio del siglo me sorprendió dirigiendo el comedor popular de mi congregación en el que no dábamos abasto. Ahora, en el presente, puedo comprobar la merma en la demanda. –Los pobres están mejor –me dice mi amigo Eduardo de la Serna. Al padre no lo acompaño en su teología, pero en esto al cura le creo. No hay mejor termómetro que su experiencia en la villa. Salir del hambre cotidiano, ver que los pibes desayunen leche todas las mañanas y que vayan a la escuela, redignifica la identidad que se entrama en la trilogía de memoria, verdad y justicia, la cual indefectiblemente otorga esperanza al futuro y despierta una nueva dimensión en la joven generación, a la que no le empieza a pasar la política por el costado, sino que le instala la vocación militante perdida, que se amalgama con el compromiso del trabajo, el estudio y el esfuerzo. Eso es lo que se respiró en la plaza. Eso es lo que se multiplicó por cientos de miles. Soy rabino, no profeta, pero en el proyecto fundante que va por más, avizoro un porvenir diferente y más auspicioso del que nos tocó vivir."

- Jaime Torres (Músico): "Fue líder y destacado estadista, nada le ha sido desconocido: ni la cultura, ni el deporte, ni la economía, y ninguna causa le ha sido ajena o indiferente. En el campo social fue un hombre que luchó por la reivindicación de los derechos humanos. Nadie desconocerá su paso por la política de nuestro país y de la Unasur para Latinoamérica. Encuentro en palabras de Rodolfo Kusch una gran semejanza: “Hacer historia significa poner en juego la verdad del presente”. Mis más sentidas condolencias a la familia de este hombre que tan bien hizo a la historia de nuestra América profunda, desde la reconstrucción de la memoria."

- Luis Felipe Noé (artista plástico): “No me cabe la menor duda de que es una noticia impactante políticamente, porque no se trata sólo de un ex presidente sino casi del actor número uno de la política argentina. No creo que cambie el juego político porque él no era presidente en este momento y está la Presidenta, continuadora de una misma línea. Creo que va a conmover más a los opositores que a los partidarios, porque les cambia el juego. Era una persona muy respetable por todos los cambios que hizo, especialmente en el dominio de los derechos humanos. Creo que va a pasar realmente a la historia, pero confieso que su estilo político a mí no me gustaba, ese permanente atropello a los que no piensan lo mismo. Pero creo que incluso en la historia va a quedar como un actor número uno, más que como un presidente. Como sucedió con Alfonsín, que muchos empezaron a revalorizar su figura a partir de su muerte, creo que va a pasar algo parecido. En esa misma medida, va a cambiar el juego de la oposición”.

- Hugo Yasky (Sindicalista): "Es un momento muy doloroso porque se pierde una figura que todavía tenía muchas cosas para dar. Quienes lo amamos y quienes tienen una valoración negativa, de los dos lados tenemos que reconocer que fue una de las grandes figuras de la época. Kirchner le devolvió sentido a la política como herramienta de transformación. Antes los jóvenes negaban la política, hoy había tantos marchando que uno se da cuenta que los límetes de la política son los que el mismo pueblo le pone. Hace 10 años la política era una pieza de museo y decidían los ministros de Economía."

- Graciela Borges (actriz): “Me dio una profunda pena. Pienso mucho en la Presidenta. Espero que Dios la ilumine. Me avergüenza sentir que hay gente que se puso alegre, que tocaba bocina. No puedo creer que un ser humano que quiera bien su país y su vida (porque la política está impresa en cada acto de nuestra vida) tenga una acción así, esté o no a favor de Kirchner. Me puso muy triste. Yo sé poco de política, pero esperamos que todos los políticos que tanto hablan estén a favor de la Presidenta en este momento y la ayuden. Hay gente que es muy valiosa y sería bueno que esté al lado de ella”.

- Andrés Calamaro (canante): "Los enemigos de Kirchner fueron nuestros peores enemigos: los imperios, los que silenciaron nuestros horrores, los que nos endeudaron, los que reventaron la industria que da trabajo al pueblo que sin trabajo pierde sus valores y su esperanza. Hoy es un día de profunda tristeza para toda América, y “pena sobre pena y pena” para los argentinos... Habrá que ser paciente y templado porque la inquisición fue muy fuerte y sus lobotomías desenmascararon nuevos tentáculos de la patria reaccionaria, antes socia de la oligarquía militarista o de las fórmulas liberales que revientan países. Ahora, la radiación de la propiedad de la ignorancia va a pronunciarse y vamos a sentir asco. Pero sabemos que Néstor Kirchner será pronunciado por la historia como un presidente positivo. Como una persona sencilla, un animal político dentro y fuera del sillón que Rivadavia se robó (el que hay es una réplica). Néstor se partió el corazón por nosotros y por un proyecto político que promedia. Espero que tengamos la dignidad de no decir estupideces y de apoyar con el corazón a nuestra demokracia y con orgullo a nuestros líderes, a la Presidenta que el pueblo eligió en libertad... Como personas humanas, lloremos la muerte temprana de Néstor Kirchner y ayudemos a Cristina a gobernarnos con su capacidad e inteligencia."

Leonardo Sbaraglia (Actor): "...Y así, la inclusión de otros millones; y así, el mejor momento económico argentino en décadas, reflejado esto también en el pago histórico de parte importante de la deuda externa. Y eso es más humano. Quien diga lo contrario es porque, simplemente, tiene otros negocios. Negocios que les parecen más importantes que un mundo más humano y que se reflejan en lo que está ocurriendo con el sistema económico internacional en la actualidad, lleno de desigualdades. Anteayer, la noticia me encontró en España, otra vez. Murió Nestor Kirchner, me dijeron. Y volví a llorar, pero ahora, con una tristeza nueva. Tristeza que va más allá de lo que tenemos justo al lado, por razones históricas que nos son familiares. Era una tristeza que uno comparte con otros. Una tristeza con ganas de luchar. Por seguir apostando a un país posible y a cosas positivas, que uno va a seguir apoyando, porque son buenas para TODOS. Esta mañana acabo de llegar a Buenos Aires, amaneciendo con los millones de personas despidiendo sus restos. ¡La mayoría son jóvenes! ¡Fuerza Cristina! ¡Fuerza a los millones!"

- Víctor Laplace (actor): “Es una de esas pérdidas demasiado importantes como para hacer un balance inmediato. Lo único que puede hacer uno es hablar de las acciones políticas que han constituido Néstor y este modelo también: los logros, las medidas que tienen que ver con tantas cosas de la Justicia, la fraternidad latinoamericana. Toda esta cosa que pasó con Latinoamérica es algo muy fuerte y él tuvo mucho que ver. Es difícil hablar con este dolor, pero hay que tener presente el futuro. Cristina ha demostrado en múltiples ocasiones su entidad de cuadro político, de estadista del proyecto nacional. Y tanto ella como Néstor se han sobrepuesto a las derrotas: a la 125, a la derrota electoral de 2009, a un vicepresidente no positivo. Y se sobreponen aumentando la apuesta, poniendo el cuerpo. Cuando llegan estos momentos, uno se pone a revisar las pérdidas, las viudeces del peronismo, y está de duelo pero también orgulloso con todo lo que se hizo y lo que queda por hacer. Siempre lo vi todo el tiempo escapándose de la custodia para ir a tocar a la gente. Fue un tipo que sacó de nuevo a la luz los gestos de la Juventud Peronista”.

- Rodolfo García (músico): “No tengo dudas de que el período de gobierno iniciado por Néstor Kirchner y que continúa hasta nuestros días fue el mejor de todos los que me tocaron vivir. Y lo digo desde mi apartidismo. Modificó nuestra tradicional postura genuflexa de país inclinado ante los poderosos de la tierra. Puso al Estado en su verdadera función luego de aquel remanido y machacante verso noventista de que ‘achicar el Estado es agrandar la Nación’. Se plantó ante las corporaciones empresarias, eclesiásticas, mediáticas y demás sin titubear, y siempre en defensa de los que menos tienen. Honró el compromiso asumido en su campaña electoral respecto de la defensa de los DD.HH. y de que tengamos una Corte Suprema de Justicia independiente. Recuperó el dinero de los jubilados que estaba en manos de timberos de las finanzas, y muchas cosas más. Cuando los músicos tuvimos un conflicto por la reglamentación de una antigua ley que nos perjudicaba, le pedimos una audiencia. Nos recibió dos veces en un mes. En la primera nos dijo: ‘Cuando uno se equivoca, lo primero que tiene que hacer es dar la cara’. En la segunda nos anunció la derogación de la reglamentación. Una actitud opuesta a la imagen autoritaria que cierta oposición construye maliciosamente. Quedan aún muchas cosas por hacer y tengo fe en que la marcha no se detendrá. Pero lo extrañaremos”.

- Florencia Peña (actriz): “Es difícil encontrar reemplazo para él. No puedo parar de llorar. Quiero creer que su muerte va a servir para algo. Espero que la muerte de su compañero le dé fuerzas a Cristina. Y no me olvido de algunos hipócritas que escribieron editoriales matándolo en vida. Hubo periodistas muy crueles”.

Hebe de Bonafini (Militante DDHH): "Querido Néstor, quiero contarte en esta carta que me atreví a pasar el primer día sin vos, con ese vacío que me dejaste y que creía que tardaría en llenar porque cuando desaparecieron mis otros hijos el agujero fue casi eterno. Cuando vos llegaste a mi vida me volvió la alegría, me sentí más fuerte, acompañada, comprendida y respetada. Quiero decirte que en este día, jueves 28 de octubre, cuando llegué a la Plaza, varias cuadras antes, parecía un espejismo: miles y miles de jóvenes te vivaban y también decían "¡fuerza Cristina!". Muchos me decían "empecé mi militancia con Néstor, por eso ahora tenemos que estar firmes y juntos como él nos enseñó". ¿Sabés, querido? Te cuento esto porque seguro no te lo imaginás, la mayoría me decía que la apoya a Cristina para las elecciones del 2011. El corazón te jugó una mala pasada o tal vez con tu fuego se hinchó demasiado y quiso salirse del pecho, ese donde siempre se recostó Cristina. Decirte que hoy y mañana y pasado y dentro de muchos años seguro, tu corazón, seguirá latiendo en esta maravillosa juventud que vos con tu sabiduría encendiste. Gracias, hijo, por permitirme vivir junto a vos y tus principios, gracias por vivir con tanta pasión. Estoy orgullosa de vos y de esta juventud que formaste para el proyecto nacional y popular, que es decir la liberación."

- Horacio Fontova (músico): “Se murió alguien que necesitábamos muchísimo, no sólo aquí sino en toda América latina. Se murió el querido Néstor, y la súbita tristeza es enorme. Se murió y no fumaba, pero él tenía otros grandes vicios: la pasión y el coraje. Los que lo llevaron a hacer los grandes cambios que quedarán inscriptos en los anales de la historia, por más que quieran ser desesperadamente disimulados por los eternos mezquinos. La pasión y el coraje compartidos con su compañera Cristina, con quien consiguió que podamos ver una luz de esperanza sobre el destino de nuestro país. Hoy es un día de mucha tristeza y sólo se la puede superar todos juntos y con más fuerza que nunca”.

- Gustavo Santaolalla (Músico):
"Así es, amigos.
Apoyar y ayudar más que siempre.
Muchos han sido los logros.
Mucho queda por hacer, combatir y ganar.
Salimos del corralito;
no nos endeudamos por primera vez en la historia ni un centavo más;
se pagó al FMI;
se eligió una mujer como Presidenta de la Nación;
se implementó la asignatura universal por hijo;
se aumentó el nivel de escolaridad;
se creó una ley de medios para controlar a los que nos quieren decir lo que tenemos que creer (porque pensar, nunca quisieron que pensáramos por nuestra cuenta);
se procesó y encarceló a los asesinos y criminales que casi terminan con nuestra generación;
se aumentó el sueldo a los jubilados varias veces,
se luchó contra los arrogantes terratenientes rurales de toda la vida,
se implementó el casamiento de gente del mismo sexo,
se recibió a un país con una reserva de 8000 millones de dólares y se batió el record con 54.000 de reserva después de haber pagado los 6000 que no dejaban usar,
se “desprivatizó” el Banco Central;
se encontraron a más nietos de desaparecidos;
se desenmascaró al negocio grande de algunos, para convertirlo en asunto de interés nacional, no de un partido, sino nacional;
se le sacó tarjeta a gente que tiene hijos de de-saparecidos y no lo quiere admitir;
se siguió luchando por todo esto aun con tanta gente y tanta energía en contra;
se festejó el Bicentenario de nuestra independencia en paz y armonía.
Todo esto y mucho más se hizo para nuestro país.
Para los que apoyan y para los que están en contra. Se hizo para todos.
Más allá de futuras elecciones, lo que se hizo está y, una vez más, está para todos.
En todo esto, con sus aciertos, errores, limitaciones, ambiciones (seguramente buenas y malas como las de casi todos nosotros), acciones y gestos acertados e inacertados, NESTOR tuvo mucho, pero mucho que ver.
Al que le guste bien, y al que no también.
Todavía nos queda mucho por hacer.
Solucionar problemas de vivienda, desempleo, salud, energía, transporte.
Erradicar la inseguridad, la pobreza, el analfabetismo. Que Internet sea accesible para todo el mundo, que cada chico tenga una computadora,
que los trabajadores puedan recibir un porcentaje de las ganancias de las empresas, saldar la deuda. Pucha si nos quedan cosas por arreglar y mejorar.
Pero no dejemos de ver todo lo que se hizo y lo importante que fue NESTOR para que eso ocurriera.
Más que siempre, ayudar y apoyar.
Es un gran momento en la historia del mundo, del país y de Latinoamérica.
La Unasur se quedó sin presidente.
Cristina se quedó sin su par creativo, sin su compañero de vida.
Tenemos que estar. Estar para apoyar y ayudar a seguir adelante con nuestro hermoso país.
Como a NESTOR, y a cualquier hombre de buena voluntad le gustaría y como Cristina necesita más que nunca.
El corazón nos protege.
Nuestras ideas nos guían.
Acá estamos."

- Esther Goris (actriz): “Ahora debemos militar aún con más fervor del que lo hicimos, porque es nuestro deber de lealtad y solidaridad hacia Néstor continuar con el proyecto de dignidad e inclusión que puso en marcha y que continúa Cristina”.

- Marián Farías Gómez (música): “Los que tenemos más de 50 habíamos perdido la ilusión de que un país mejor era posible, y de pronto llegó alguien de quien apenas conocíamos su nombre y casi nada de su historia militante. Llegó con pocos votos, pero casi de inmediato comenzó a demostrarnos que se podían recuperar la dignidad y la confianza, que sólo había que tener la decisión de poner las cosas en su lugar, trabajar sin miedos, oponerse a los que siempre nos dominaron desde afuera, decir NO a las imposiciones absurdas de los prestamistas internacionales... y la historia de nuestro país comenzó a cambiar, los DD.HH. fueron por fin derechos, las Madres y Abuelas fueron escuchadas, la memoria (como debió ser siempre) protagonista permanente y no sólo un libro, las crisis internacionales casi no nos rozaron, los jubilados comenzaron a sonreír, allanó durante cuatro años un camino hasta ese momento lleno de malezas para que Cristina pudiera continuar la tarea cada vez más intensamente, la protegió, evitó que los buitres la acorralaran, juntos como cuando eran estudiantes hicieron posible la jubilación móvil, la asignación por hijo, bajaron la mortalidad infantil. Su salud le llamó la atención varias veces, pero no le hizo caso: estaba decidido a cumplir con todo por lo que luchó cuando formó parte de la Juventud Peronista, allá en los ’70 en La Plata y, claro, su cuerpo no era invulnerable como su pasión. Nuestro dolor, el de los compañeros, es inmenso, pero sepan todos que vamos a continuar su tarea, nosotros no vamos a defraudar a quien nos enseñó que no hay que bajar nunca los brazos. Quédese tranquilo, compañero: seguiremos acompañando a Cristina para que todos sus sueños que son los nuestros se cumplan definitivamente. ¡Hasta la victoria!”.

- Sergio Ramírez (escritor): “Siempre es un impacto para un país que una figura como la de Néstor Kirchner desaparezca de pronto, no sólo porque se trata de un ex presidente como Raúl Alfonsín, a quien traté de cerca en mi vida política como vicepresidente de Nicaragua. Las demostraciones de duelo ante la muerte de Alfonsín fueron impresionantes, porque todo el mundo reconoció a un hombre de grandes valores cívicos, democráticos. En el caso de Kirchner fue un hombre que jugaba un rol político muy activo en Latinoamérica; no era sólo un ex presidente sino un hombre de una gran influencia en su partido, al lado de su esposa. No se sabía si iba a ser otra vez candidato a la presidencia; por lo tanto esto no es simplemente una conmoción sino un hueco muy grande que queda en la vida política argentina, que me parece que va a tener unas consecuencias impredecibles, en el sentido de que no se sabe cómo se van a reordenar las fichas, no sólo del peronismo sino de la vida política argentina de cara a unas elecciones que están a la vuelta de la esquina. Desde mi perspectiva lejana, creo que se va a recordar al ex presidente Kirchner como alguien que llegó en un momento de gran inestabilidad política, cuando día tras día los presidentes tenían que salir huyendo de la Casa Rosada en helicóptero, frente a una población que estaba desesperada por la inestabilidad y el desorden. Kirchner trajo la paz política; él pudo demostrar que podía haber estabilidad en el país y eso me parece que es una herencia muy importante”.

- Roberto Cantos (Músico): "La muerte ilumina... de golpe se murió y de golpe nos dimos cuenta de todo lo que había hecho. La memoria se nos iluminó y nos encontramos con un país distinto. Antes nadie se había enfrentado a los poderosos, nadie había dado lugar a los derrotados y a los pobres; nadie había plasmado de manera tan clara la lucha por la equidad, la obstinada tarea de devolver la dignidad a los que creían no tenerla. Pagamos la deuda y dejamos de ser rehenes, y volvimos a nombrar la justicia, la solidaridad, la militancia, la igualdad sin miedo a quedarnos solos. Nos dimos cuenta de que la utopía de alguna manera estaba sucediendo. Nos encontramos hermanados con Latinoamérica y los latinoamericanos, nos juntamos. Pudimos darles su lugar a la memoria y al dolor, por los tiempos del terror. La memoria se nos iluminó y la esperanza cobró una dimensión que quizá nunca sospechamos podía tener. Fue un apasionado luchador que luchó toda su vida por sus ideas... y ganó."

- Adolfo Aristarain (cineasta): “Es un golpe muy duro, por lo inesperado: una pérdida irreparable. Ojalá haya cuadros que puedan abroquelarse alrededor de la Presidenta para poder sostener el camino trazado”.

- Chango Spasiuk (Músico): "No soy un hombre viejo ni he visto tanto, pero pensaba ayer que a lo largo de mi vida vi pasar mucha gente en este país con decisiones vacías, ideas huecas y proyectos de telgopor que nunca generaban la sensación de que algo se podría construir como país y sociedad. Y también tengo memoria suficiente para no olvidar todo lo que hemos pasado. Más allá de todas las contradicciones que uno pudo ver en la forma de actuar de Néstor Kirchner –que también son nuestras contradicciones como país y sociedad, que a veces las vemos reflejadas en los demás–, lo que nos ha dejado este hombre es mucho, mucho y sólido, en todas las áreas, no sólo en la cultura. Un hombre con una idea de país que no se quedó en el discurso. Nunca he militado en política, pero siempre reflexiono, pienso en el país y, sobre todas las cosas, buscó ¡el sentido común! Estoy agradecido a este hombre, lo recuerdo con un buen sentimiento y le mando toda la fuerza a su familia para que puedan pasar este momento."

- Sergio Olguín (escritor): "La Argentina perdió al primer Presidente, desde la llegada de la democracia en 1983, que ha intentado cambiar al país favoreciendo a los sectores más desfavorecidos, a los pobres, a los jubilados, a las víctimas de la represión de la dictadura. Los enemigos que cosechó durante su gobierno enaltecen su figura todavía más. Perdimos a un estadista valiente, a un generador de ideas políticas como no se veía en Latinoamérica desde hacía décadas. Los que queremos un país con justicia social y sin impunidad hoy nos sentimos huérfanos."

- Alberto Arce (Periodista): "En abril de 2003 presencié en Buenos Aires la campaña electoral que enfrentó a Carlos Menem y Rodriguez Saá con Néstor Kirchner. Tres peronistas, supuestos “compañeros de partido” compitiendo por el puesto. Los argentinos no tenían demasiadas opciones. Aquel “que se vayan todos, que no quede ni uno solo” duró apenas un año. Fui testigo, también, de cómo Kirchner perdió la primera vuelta de aquellas elecciones y, tras aquella retirada de Menem desde el balcón de un hotel en 9 de julio, asumió la Presidencia de Argentina. A mí Kirchner siempre me cayó bien. Sobre todo si lo comparaba con Duhalde, Menem o Rodríguez Saa. Que daban mucho más miedo. Le vi actuar varias veces, en Plaza de Mayo y en el estado de River. La toma de posesión de Néstor Kirchner, entre muchas otras lindezas, puso en su sitio a las empresas españolas en Argentina. Quizás exprimiendo el populismo facilón de lo que algunos llamaban, allá por el 2003, “el cuarto peronismo” pero puede también que ubicándose del lado de una población que no estaba dispuesta a tragar más medidas de ajuste impuestas por el FMI ni por las empresas españolas que controlaban en aquel momento la práctica totalidad de los servicios públicos del país. Kirchner puso a Aznar y al gobierno español en su sitio. Yo lo entendí así."

- Cecilia Todd (música): “Por el afecto que me une a la Argentina, por el afecto que une nuestros pueblos, siento la muerte de Kirchner muy cercana. Es un dolor que nos toca en Venezuela. Por supuesto que la Argentina está de luto, pero Latinoamérica también lo está. Kirchner era un referente importantísimo para el continente, para la gesta de la unidad latinoamericana. El dolor del pueblo argentino es el dolor de Latinoamérica”.

- Aurora Venturini (escritora): “Sentí una gran pena cuando lo supe. Que Dios lo tenga en su gloria. Era un espíritu joven, daba alegría verlo. Hizo muchas cosas. Era un hábito nuevo dentro de la política, diferente, porque tenía ideas muy populares, las que Perón ya había tenido. Pero pasaron tantas cosas truculentas desde Perón hasta ahora... y fueron recordadas con las presidencias de él y de su señora. Dentro del movimiento justicialista hay mucha gente joven. Creo que la juventud le pertenece”.

- Carlos Gorostiza (dramaturgo): “No lo conocí personalmente, pero sé que gente que tuvo contacto personal con él lo apreciaba como ser humano. Espero que toda la batería política de los partidos tenga la capacidad de ponerse al nivel de esta muerte y de trabajar con paz y respeto hacia el futuro. Dejó como legado lo que sus compañeros de ruta han seguido; supongo que seguirán sus pasos. Sabemos que hay grandes polémicas en estos momentos, es una pena que se haya ido justo ahora. Me interesaron fundamentalmente los tres primeros años de su presidencia, de hecho yo declaré públicamente que él tenía la oportunidad de convertirse en el anticuerpo de un país y de un partido de enfermos, pero después la historia cambió y creo que no es el momento para profundizar en estos temas. Fue un impacto tan grande... fue mi presidente y era un coetáneo que estaba peleando por los suyos”.

- Sergio Makaroff (músico): "En un Argentina acostumbrada a los desastres y bendecida por una clase política escasamente ejemplar, Kirchner -con sus luces y sus sombras- significó un paso en la dirección correcta. En el país de los ciegos, el tuerto es rey. Ahora sabremos cuánto mandaba él y cuánto su viuda".

- Noé Jitrik (escritor): “Gente que anda por ahí piensa o cree que la muerte de Néstor dejará sin brújula a Cristina, dicho de otro modo, que con su desaparición desaparece su cabeza. No lo creo. Pero me parece que se avecinan tiempos difíciles, no sólo para ella sino para el país. Tiendo a sentir, pese a que es una muerte natural, que es un signo, bastante ominoso, como en otro orden lo fue la muerte de Mariano Ferreyra, de lo que se mueve en las sombras en el país, donde tantos apuestan al desastre y a quienes el fracaso de otros les hace creer que se abrirá una oportunidad para ellos. Habrá, me parece, una inevitable danza de lobos porque, sea como fuere, la presencia de Kirchner implicaba cierto orden en el corral. Decir entonces que además de estar sentido estoy inquieto y preocupado, es decir poco. Esta no es una muerte cualquiera y no sólo porque es la desembocadura y final de un destino y de una vida intensa”.

- León Ferrari (artista plástico): “Es de los mejores gobiernos que hemos tenido desde la apertura democrática. Una de las cosas que más señalo del gobierno de Néstor, así como también del de Cristina, es el hecho de la separación, por fin, de la Iglesia y el Estado. Tanto la dictadura como Menem y De la Rúa siempre estuvieron pendientes de la Iglesia, sin pensar en que buena parte del país no es católica. También destaco la asignación por hijo, el casamiento para los gays, cosas que nuestro país nunca ha tenido y que finalmente ellos consiguieron”.

- Juan Terranova (escritor): “En mi familia siempre hemos seguido una tradición de izquierda profundamente respetuosa de los símbolos del peronismo; por eso coincidimos en valorar que Kirchner devolviera a los jóvenes y no tan jóvenes la posibilidad de pensar en un país politizado, donde los sentidos populares volvieran a activarse. ¡Si Néstor fue el único mandatario del mundo al que vi hacer mosh! Y es gracioso: ahora se empeñan en ponderarlo ‘a pesar de su carácter’. No coincido con esa postura. Lo que logró Kirchner fue justamente a causa de su carácter. Tenemos que acostumbrarnos a que los estadistas puedan tener una personalidad fuerte. Por lo demás, hoy es un día de duelo. ¿Acaso no nos entristecemos cuando perdemos cosas o familiares? Bueno, también tenemos que aprender a sentirnos tristes cuando se pierde un líder. Una tristeza sin violencia, ni culpa, que nos permita seguir creciendo”.

- Elsa Osorio (escritora): “Su partida me produjo una suerte de ‘sensibilidad histórica’. Me dio dimensión de todo lo ganado y alcanzado en estos años. Cuando uno se remonta más allá de la angustia de esta muerte, emerge una figura que propulsó logros hasta hace poco inimaginables. Es cierto que falta un montón. A pesar de eso, da la impresión de que van a surgir continuadores del camino que él marcó, porque fue un político que prendió al saber interpretar algo que la sociedad realmente estaba necesitando. Por otra parte, en esta hora de reflexión sería importante que algunas personas que también se reconocen progresistas depusieran sus diferencias y se dieran cuenta de que en el fondo están de su mismo lado”.

- Cristian Aldana, EOY (Músico): “A Néstor lo conocí enfrentándonos. En los pequeños gestos se ve la grandeza de los hombres. En 2005 se aprobó una ley del ejecutante musical que promovía el Sadem, que era de 1958 y estaba desactualizada. Se juntaron más de 1500 músicos, se logró un encuentro con Néstor Kirchner de unos 30 músicos. El entró en la sala, saludó a uno por uno, se sentó en la mesa y pidió disculpas. Nos dijo que creía que estaba haciendo un bien a la música, se dio cuenta de que no era así. Luego se comprometió con la Ley de la Música (ahora en el Senado) y a partir de ahí se les sacó el IVA a las entradas de los espectáculos, algo que veníamos pidiendo con la UMI. En los ‘90 me identificaba con la postura del punk. En esa época lo único que podías pensar era salir a romper una vidriera o enfrentarte con el sistema. No nos dieron las herramientas intelectuales como para tener claro que la política es el camino para cambiar las cosas. A través de la política te podés transformar en un virus del sistema y poner un pequeño grano de arena. Kirchner se enfrentó con los intereses extranjeros, se puso en una actitud rockera, fue uno de los gobiernos más rebeldes al decirles a los militares que bajen los cuadros de Videla. Si me pusiera a mirar para otro lado no me estaría haciendo cargo de por qué tenemos un grupo de rock."

- Arturo Bonín (actor): “Era un tipo que sabía llamar las cosas por su nombre, y eso es digno de destacar en cualquier hombre. Esa manera tan clara de expresarse le permitió señalar un norte, y marcar a muchos enemigos que se vieron obligados a sacarse paulatinamente la careta. Yo siempre digo que fue el primer presidente que ‘no voté y no me defraudó’. Porque es cierto, no lo voté. No obstante, despertó en mí una expectativa que hace mucho tiempo no tenía con otros políticos. En sus intervenciones y en esa intensidad con que vivía fue capaz de reconstruir –con errores y aciertos– un sentir nacional que parecía irrecuperable. En claro contraste con todo lo anterior, hoy enciendo la tele y me da vergüenza ver a ciertos periodistas que salen a hablar con cara de circunstancia, cuando hace horas no hacían más que echar pestes”.

- Marcelo Piñeyro (cineasta): “Cuando me enteré, lo primero que pensé es que se trataba de una broma de mal gusto. Para ser sincero, me descoloca un poco lo que vendrá. Ahora que Néstor se fue, me pongo a evaluar detalles que antes no había tenido en cuenta. Considero, por ejemplo, el modo en que el matrimonio Kirchner funcionaba como un combo; y los caminos que podrían seguirse para que no se sienta esta pérdida. En síntesis, para mí las últimas dos presidencias fueron las más importantes que tuvo el país desde que tengo memoria. Su orientación latinoamericana, la superación de objetivos en el gobierno de Cristina y la recuperación de la dimensión política para las nuevas generaciones se cuentan entre los méritos innegables de esta etapa. Habrá que estar atentos para que la derecha salvaje no diluya esas conquistas”.

- Mark Weisbrot (periodista de The Guardian): "Héroe argentino independiente. La inesperada muerte de Néstor Kirchner es una gran pérdida no sólo para la Argentina sino también para la región y para el mundo entero. Kirchner asumió al poder en mayo del año 2003, cuando la Argentina estaba atravesando una de sus crisis económicas más profundas. Como Roosvelt, Kirchner tuvo que hacer frente a los grandes grupos económicos y a muchos economistas, que insistían en que sus políticas iban a llevar al país al desastre. Ellos se equivocaron, Kirchner no. Su oposición al FMI abrió el camino para el progreso de América latina. Demostró al mundo que un país podía desafiar al FMI y vivir para contarlo y contribuyó con la pérdida de influencia del organismo en la región. Las políticas del gobierno de Kirchner, como el sostenimiento de una tasa competitiva de cambio por parte del Banco Central, no fueron populares en Washington o entre los grupos mediáticos. Pero sirvieron. Otros gobiernos de izquierda como Brasil, Venezuela, Ecuador y Bolivia. A través de instituciones como la Unasur, el Mercosur y numerosos acuerdos económicos, América del Sur fue capaz de modificar su trayectoria en forma dramática. Argentina, junto a Unasur, todavía se niega a aceptar el regreso de Honduras a la OEA, a pesar del lobby de Washington. Kirchner se ganó además, el respeto de las organizaciones de derechos humanos por su buena disposición a procesar y extraditar a militares acusados de crímenes de lesa humanidad durante la dictadura militar, revirtiendo políticas de anteriores gobiernos. Junto a su esposa, la actual Presidenta Cristina Fernández, Néstor Kirchner, realizó una enorme contribución para encauzar a Argentina y a la región en una dirección de progreso. Esos esfuerzos, en general, no le hicieron ganarse los favores de Washington, ni de los círculos internacionales de negocios, pero la historia va a recordarlo no sólo como un gran presidente, sino como un héroe independiente de América latina".

- Ezequiel Martínez (editor de Revista Ñ): "Su estilo de hacer política no tuvo antecedentes en Argentina; esa será su huella. Con la improvisación de quien se apasiona por lo que cree y con cierto grado de soberbia, no se puede negar su capacidad como estadista. Su lucha por los derechos humanos y su capacidad por sacar a flote un país en ruinas le hicieron ganar un lugar en la historia. La Argentina se queda sin un avezado piloto de tormentas, y aún es difícil medir el vasto significado de todo eso."

- Norberto Galasso (historiador): “Su repentina muerte acongoja profundamente al pueblo argentino al que interpretó en su esfuerzo por recuperarse y buscar un futuro promisorio, dejando todas sus fuerzas en una lucha incesante, aun conociendo la gravedad de su dolencia. En esta hora excepcional de la Argentina y América latina, el fallecimiento de un líder político como él constituye una verdadera tragedia, pues se lo necesitaba para continuar avanzando en pos de la liberación. Como él hubiera querido, hay que redoblar fuerzas para sostener a Cristina, acompañándola en su dolor y dándole el multiplicado apoyo para continuar en la senda que trazaron junto a las mayorías populares de la Argentina y de América latina”.

- Pablo Llonto (Abogado DDHH y periodista): "Lo que te puteamos Flaco. Las cosas que dijimos de vos cuando en la imbécil tentación del engreído revolucionario decíamos de vos, el monigote de Duhalde. Las marchas que te hicimos. Queríamos decirles a los argentinos que estabas dilapidando nuestra plata dándosela en bandeja al FMI. Cuántas palabras envueltas en desprecio y sorna. Instruidos en las sabias esgrimas marxistas, enumerábamos los siniestros enemigos de los que te rodeabas. Casi, casi, te ordenábamos que fueses puro. Como nosotros. En los rudos textos, en las vehementes intervenciones radiales, despedazamos tus confusas relaciones con el poder. Claro que sí, qué otra cosa era un hombre saludando a Bush con una sonrisa. No prestabas atención a nuestra pedagógica manera de llevar adelante el protocolo. El propósito era que nos escuchases. Que leyeras nuestros volantes, nuestros afiches, nuestras banderas. Tenías que hacerte, de un día para otro, justiciero expropiador de todos los sinvergüenzas. Tenías que rendirte ante nuestras luchas. Queríamos ser testigos de un milagro que honrara a nuestros santos leninistas: la conversión acelerada de un político burgués a tigre trotskista, como aquel que posa en nuestros posters. Queríamos verte echando a todo tu staff, tus ministros, tus amigos, tu familia, desprendiéndote de cuentas bancarias, bienes, alquileres. Si era posible Flaco, tenías que tirar los mocasines y la birome Bic. Y desafiliarte del PJ. Un día, Flaco, nos enteramos que hablabas en la ESMA. Que entrabas allí con las viejas y con los hijos. Pedazo de oportunista, dijimos. Luego, procuramos escuchar bien aquello que decías. "Como presidente de Argentina, vengo a pedir perdón en nombre del Estado nacional por la vergüenza de haber callado durante 20 años de democracia tantas atrocidades". Carajo. Exasperabas nuestra incredulidad eterna. De pronto, un presidente argentino, de la Casa Rosada, les pedía perdón a las Madres; a las mismas Madres que un tiempo atrás (diciembre 2001) habían sido gaseadas, mojadas, arrojadas a caballos por los infames de la Casa Rosada. Ebrios de indiferencia, pensamos que debíamos aplaudir ese gesto, no más de 24 horas. No podíamos ser aventurados en el elogio. No tolerábamos que no cumplieras, una a una, todas nuestras utopías. Ni cuando aprobaste la jubilación para los que no tenían aportes. Incluida nuestra vieja, y nuestra suegra. Ni cuando le brindaste a Chávez, y a otros, el escenario adecuado para mandar a la misma mierda, el asesino ALCA. Ni cuando le sacaste el fútbol de las manos al pulpo eterno. Ni cuando quisiste poner un poco de justicia con la 125 cumpliendo tu máxima peronista de llegar al fifty fifty. Ni cuando desafiaste a Clarín y sus tentáculos. Ni cuando ideaste el final del monopolio de Papel Prensa. Ni cuando impulsaste el matrimonio igualitario. Ni cuando te enojaste con las claudicaciones de la ex intachable Corte. Ni cuando apagaste las privatizaciones de Aerolíneas, el saqueo de las AFJP, el choreo macrista del Correo. Ni cuando te extenuaron los impostores, los Alberto Fernández, los Lavagna, los Solá, los Cobos, los Pedraza. Ni cuando apoyabas una ley que resolviera un cacho de participación en las ganancias. Ni siquiera cuando tu última opinión sobre los burócratas sindicales contenía una frase premeditada: “hay que dar con el último de los autores intelectuales del crimen de Ferreyra”. Ahora que estás en Santa Cruz, rodeado de los combativos mineros de Río Turbio que adorábamos en los 90, ahora es como un poco tarde, Flaco. Queríamos decirte simplemente que los anarquistas somos, a veces, muy de vez en cuando, un laberinto de contradicciones. Y que pensábamos votarte. Era nuestra mínima y secreta manera de pedirte perdón."

- Martín Rodríguez (escritor): “Si hace diez años le decías a alguien que habría una Plaza llena de pibes llorando a un líder político de 60 años que salió de las filas del justicialismo, nadie lo creía. Esa es la sensación que se expresa como signo de época. No habla de una generalidad, pero hay una ruptura, eso es claro. Era un tipo de liderazgo excepcional porque le puso el cuerpo. Era un personaje irreductible. Compuso una idea de orden en el conflicto: era la garantía de ese orden. Lo que se hace ausente es eso, la capacidad de un político irreductible, de volverse esencialmente poderoso por el ejercicio directo de su propio poder. No va a haber otro tipo así en Olivos. Hizo un gobierno progresista a fuerza de voluntad; 2001 no generó un equilibrio de fuerzas, es un tipo el que forzó esa lectura. Podía haber habido otro gobierno, no estaba cantado. Más allá de los hechos puntuales de su gestión, que son los que todo el mundo destaca, fue capaz de rediseñar el esquema de gobernabilidad. Por eso es difícil imaginar quién puede superarlo”.

- Marcelo Figueras (escritor): "Néstor Kirchner fue el primer presidente democráticamente electo que me hizo sentir que lo que siempre había considerado un sueño era posible. Acabar con las amnistías y propiciar el juicio a los genocidas. Poner límites al FMI. Impulsar una Corte Suprema de Justicia que fuese verdaderamente independiente, y por ende lo contrario de la Corte del faraón Menem. Kirchner valoró y colaboró con las organizaciones de derechos humanos. Fue un presidente que respetó las protestas populares, logrando que una policía brava obedeciese el mandato de no reprimir. (Sus antecesores inmediatos, Duhalde y De la Rúa, se fueron dejando detrás suyo un tendal de muertos.) Hasta la presidencia de Kirchner, la Argentina se contagiaba de inmediato de cualquier crisis económica. Las últimas crisis, se toparon por primera vez con una Argentina saludable. Decir entonces que en Argentina hay un antes y un después de Kirchner es, pues, simplemente ser respetuoso a la verdad. Su muerte es una pérdida para Latinoamérica en general, pero ante todo para mi país. Espero sinceramente que el proceso que inició siga desarrollándose y perfeccionándose, para que la Argentina con la que millones soñamos desde hace tanto -sin exclusiones ni hambrientos, en la que los derechos de todos, y especialmente los débiles, sean respetados- esté más cerca cada día. Pero no soy ingenuo. En estos días veremos caras compungidas de muchos que por dentro sonríen, mientras afilan sus garras. A Kirchner se le criticó su estilo confrontativo, pero el origen de la queja es transparente: hay ciertos poderosos que no estaban acostumbrados a que les pusiesen límites. Hasta el más simple manual culinario sabe que no hay forma de hacer tortilla sin romper huevos. Alguien dijo una vez que se puede medir a un hombre por los enemigos que supo ganarse. Si no contase con otra evidencia, me bastaría con la lista de los poderosos antikirchneristas para establecer que la estatura de este hombre debe haber sido, y sin cortapisas, formidable. En la Argentina de la represión, cuando alguien quería justificar un secuestro y desaparición decía: algo habrá hecho. Con Kirchner habría que invertir esa frase de mierda y decir: Algo (bueno) habrá hecho."

- Mario Pergolini (Conductor radial): "Son las 11 y 40 de un día que alguien ya no tiene... desde hace 24 horas no tiene. Lo irónico de todo es que ayer hacíamos un censo. Cuando nos estaban contando, tachan uno. A veces parece que el humor del universo es raro ¿No? Pienso en el anillo de Grondona, siempre pienso en el anillo de Grondona. ¡Qué pena no estar vivo en el momento en que apenas estás muerto tanta gente te quiere! ¿Se verá... uno podrá ver este momento de uno? ¿Existirá esa loca teoría religiosa?¿No sería buenísimo ver cómo te despiden? Casi cómo en: "All that jazz (ahora que lo veo a Guillermo)" . Ver a la muerte ¿Se estará vivo después? Cuántas cosas pasan por la cabeza de uno en estas situaciones ¿No? Pero cómo poner en la balanza y evaluar en estos momentos... Sólo respeto y dignidad, si se puede. Mucha gente yendo a despedír a Nestor Kirchner en la Casa de Gobierno. Nosotros estamos acá, no es día para andar poniéndose de algún lado. Igual, insisto: ¿A quién escuchar ahora? Cuando el poder está ahí acostado... y los otros de pié."

- Luisa Valenzuela (escritora): "Es un momento de duelo para todos aquellos que piensan como yo. Néstor Kirchner era una personalidad importante en el país y en todo el contexto latino. Le dio otro impulso a Argentina, nos devolvió la entidad en un momento en que este país casi no existía. Creo que Cristina va a poder seguir el camino y adelantar pasos en esta dirección, pero no deja de ser una pérdida muy grande. Lo que me ha sorprendido ha sido la reacción de la oposición. Todos entraron en un modo muy conciliador, considerando quizá que le hicieron una guerra demasiado feroz que le llevó a un extremo de estrés que le obligó a excederse en sus fuerzas, como es el caso de una persona relativamente joven que muere de un ataque al corazón. Mi esperanza es que haya ahora mas apertura para el diálogo entre el oficialismo y la oposición."

- Germán Ferrari (escritor): “Es impactante cuando muere un líder político, un estadista. Siempre es conmocionante más allá de sus virtudes y defectos, o de los acercamientos que uno pueda llegar a tener. La presencia de Néstor en la política argentina dio aires nuevos para poner en el debate cotidiano temas que estaban olvidados, como los derechos humanos. El legado más grande de Néstor fue el haber elevado a la categoría de política de Estado el tema de la violación de los derechos humanos durante los ’70. La reapertura de los juicios contra el terrorismo de Estado es uno de los hechos más significativos de los últimos años. Como nunca se había hecho, ese impulso que dio Néstor va a ser juzgado y analizado a través del tiempo con una valoración que hoy queda acotada a algunos sectores. La historia lo va a reconocer como un gran artífice de que se haya podido revisar ese pasado reciente y que el terrorismo de Estado pueda ser juzgado y condenado en búsqueda de la justicia, la verdad y la memoria. A mí me impactó ese tema –lo trabajo en mi último libro– no sólo porque es una deuda que la sociedad argentina tenía con su pasado sino porque, para poder llevarlo adelante a una categoría de cuestión de Estado, Néstor requirió de una valentía que otros dirigentes políticos no tuvieron. Una valentía para sobrellevar las presiones”.

- Ernesto Bauer (Barítono): "Fue un momento realmente emotivo. Tuve la necesidad personal de hacerlo. Me preguntaron si me iba a animar y dije tal vez. Se hizo un silencio y me salió en forma espontánea brindarle este gesto. Cuando empecé a cantar tenía una mezcla de emoción, angustia, hasta que levante la mirada y vi que fui respondido por la Presidenta, en ese momento me vino como un envión muy fuerte y pude terminar de cantar. Fui como ciudadano , como un nuevo militante convencido de este proyecto, tengo un hermano que participa activamente en el Gobierno. Hasta la victoria, Nestor..."

- Elsa Drucaroff (escritora y crítica): “No soy kirchnerista y estoy de luto. Y hoy (por ayer) voy a ir la Plaza. Cierta gente no es sólo lo que es sino también lo que hace y lo que significa; y los antes y después que establece con su presencia. Ninguna crítica mía –por más profunda o acertada que sea– puede invalidar lo que Kirchner significó para la Argentina. Para mí significó el fin de la impunidad y el comienzo de un debate político que fuera más allá de la denuncia y se animara a las ideas. Alrededor de su figura, por otra parte, se fue constituyendo un núcleo de gente joven que por primera vez se está asomando a la participación política”.

- Marcelo Simón (periodista, director de FM Folklórica): “La primera reflexión que surge es la convencional: ha muerto un hombre de la democracia, y eso es algo que no debemos perder de vista. En este caso se trata de alguien a quien yo voté, y con quien discutía frecuentemente desde mi casa, porque la gente temperamental, sanguínea, apasionada, es la gente con la que uno discute, la gente a la que le gustaría tener de amiga. Kirchner fue además un hombre que cambió notablemente el país dentro de la democracia, de una manera que yo no había visto hasta ahora en mi larga vida, con algunas cosas que se hicieron en su gobierno y se completaron en el de Cristina; decisiones a favor de la gente, a favor de los derechos humanos. Aquella vez que lo vi pedir que se bajara el cuadro de Videla, supe que estaba ante un tipo de un enorme valor. Tuve una sensación de profundo agradecimiento. Es el mismo sentimiento que me embarga en este momento, junto al de dolor”.

- Delfina Acosta (Escritora): "Imposible fue no sentirme atraída por la cadena informativa de los medios de comunicación que pasaban en vivo el velorio de los restos mortales del ex presidente de la Argentina. Me llamó la atención la gigantesca cantidad de jóvenes, algunos adolescentes, que desfilaban frente al féretro, llevaban la mano al corazón y gritaban, emocionados, a la viuda, inspiradas palabras de coraje y fortaleza. Deduzco, fácilmente, que en ese país donde tantas veces se vio torcida la voluntad popular y la falta de equidad social fue una sombra de desesperanza, los jóvenes encontraron, por primera vez, a través del mensaje apasionado de Néstor Kirchner, el sentido de la política. Y eso es sano. La política dejó de ser bastarda, para convertirse en un elemento de cambio y de lucha por la igualdad de derechos, mediante el liderazgo político de Kirchner. Había que ver cómo llegaban ellos, los jóvenes, y saludaban desde la distancia a la Presidente, y se iban, para dar paso a los otros, los que venían con más saludos, en ese momento particularmente sensible y doloroso, dentro de la Casa Rosada. No sé qué futuro político aguarda a la Argentina. Pero sí sé que las expresiones de fortaleza, de amor, deben mantenerse en su llama viva, porque finalmente es el pueblo el que define su destino. Y el pueblo estuvo y estará con Cristina. Quien lo niega, es un necio. Se supone, desde luego, que ella quedará en desventaja, porque se le ha ido el esposo y el compañero de toda la vida, con quien militó y con quien encaró las grandes y pequeñas discusiones que hacen a la cotidianidad política y a la responsabilidad diaria. Pero también se supone que si Cristina sabe capitalizar todo el apoyo que el pueblo argentino, masivamente, le dará a partir de ahora, podrá llegar hasta la meta, o sea, hasta el plan que Kirchner diseñó para su país. Carisma no le falta. Entereza, tampoco. Mostró estar a la altura de las circunstancias. Las razones que me mueven a escribir estas líneas, sin embargo, son razones emotivas. Jamás he visto tan apasionados a los argentinos, aun dentro de ese duelo y ese dolor que acompañó a la pérdida de un líder. Los potenciales enemigos del Gobierno deben saber que Cristina no está sola. La sombra del que ha partido hacia la eternidad recién está empezando a crecer para abrigar a los auténticos patriotas. El pueblo argentino, cuya voz es la única, la suprema ley, acompaña a esta mujer. Creo que Argentina siempre protagoniza grandezas deslumbrando al resto de América. Por algo será. Es su garganta que no se calla. Es su fuerza que se yergue, más fuerte todavía, en la caída y en los empujones. Es su apego a la patria. Es su amor a la dignidad común. Es su apego al estoicismo. Es su historia que se alimenta del destino de los grandes hombres. Decía yo que los jóvenes encontraron el sentido de la política mediante Kirchner. Y los jóvenes siempre dan buenas sorpresas. Una Argentina distinta nacerá a partir de ahora."

- Hernán Ronsino (escritor y sociólogo): “Nunca me había pasado en mis 35 años haber llorado por la muerte de un político. Como tampoco en estos años me había emocionado hasta lagrimear con los discursos de un político, como con los de Kirchner y Cristina. Esa emoción de las palabras, de los discursos, lo que me despertaba escucharlos, se trasladó a lo que me pasó cuando escuché que había muerto. Y, a la vez, sentí profundamente de qué modo la historia argentina me estaba golpeando. Pensé en la relación de los cuerpos puestos en la historia. Los cuerpos atravesados por la pasión. Combatiendo en la historia. Y la relación de esos cuerpos con la muerte. Pensé, entonces, en el fusilamiento de Dorrego, en la muerte de Facundo Quiroga, pensé en el suicidio de Alem, en la muerte de Evita, en la muerte de Perón. La lucha y la muerte de cada uno de estos cuerpos apasionados abrieron la historia. Los une, los pone en relación el haber sido cuerpos apasionados, líderes de movimientos populares, que mueren luchando en la historia. Si bien es cierto que hubo varios presidentes que murieron en el ejercicio del poder, sus muertes no provocaron un antes y un después, provocaron más bien una crisis superficial. En cambio, la muerte de cada uno de estos cuerpos apasionados provoca una torsión, inesperada, en el devenir de los sucesos. Esa idea del acontecimiento que habla Foucault: lo inesperado transformando el devenir de la historia. Y así la muerte de estos cuerpos encarna, entonces, ese giro brusco, poderoso, potente. Cargado de posibilidades y de frustraciones. La muerte de Kirchner está en esta línea. Me atrevo a poner en esta genealogía a la muerte de Kirchner. Cuerpos apasionados –líderes de movimientos populares– que mueren combatiendo. Por eso estas muertes se vuelven acontecimientos. Por eso después de estas muertes la historia argentina se trastrueca radicalmente. Para siempre. Como sucederá a partir de hoy”.

Leila Guerriero (escritora): "Aunque para los que han sido tan críticos, su muerte ha supuesto la desaparición de un factor perturbador de manera muy inesperada, yo creo que fue uno de los grandes presidentes de Argentina. Él tomó el mando cuando el país se vino abajo en 2001, en un momento muy crítico. Algunas cosas que parecían imposibles, como que este país volviese a ser un país, fueron posibles con él. Siento que la muerte de alguien así es extraña... Es raro mirar la historia tan de cerca."

- Mauricio Kartun (dramaturgo): “Tras más de veinte años de militancia en el peronismo, tiré la toalla finalmente en los ‘90 menemistas. Tanto dolor, tanta sangre, pensaba algo avergonzado, para terminar en esto. Y me fui con otros intentando dar un portazo que entre la bulla de odaliscas y los escapes de Ferrari nadie escuchó, ni le dio demasiada bola. Me consolaba la angustia imaginando esas dos décadas como tránsito hacia otra cosa. Y a ese pensamiento que me había apasionado –a sus ideólogos, a sus intelectuales– como pasillo, como fracaso que abriría otro sueño alguna vez. Me enfrié. Y un día que la biblioteca por causas naturales colapsó, ciertos estantes cada vez más polvorientos –de Hernández Arregui a Cooke– bajaron al estante del piso, ése al que los años y su cintura te hacen visitar sólo cuando es necesario. Hago acá el mea culpa. Pasaron pocos años. Un día, cuando todo parecía haber quedado así, desde el Sur apareció este tipo. ‘Somos hijos de las Madres de la Plaza’, dijo. Después hizo descolgar el cuadro del dictador. Y se paró firme frente a aquellos antes quienes todos se agachaban. Entre tanto político domesticado, entre tanta despreciable mascotita del poder económico, apareció de la nada el chúcaro que aquel sueño necesitaba. Una mañana, gracias al tipo, me encontré hojeando de nuevo la geocultura de Kusch. Al día siguiente subí de nuevo todos sus libros a la altura de la cabeza, que es donde están los que te importan. Un agradecimiento tardío a Néstor Kirchner, el que le devolvió a mis libros su dignidad. Y a mí, esta fe por el presente y esta pasión por su futuro”.

-Juan José Pano (Ajedrecista): "...El tipo quiere, más que escribir de fútbol, contar sus vivencias y concluir con que en estos días tuvo la convicción de que es capaz de dejar cualquier cosa para defender un proyecto popular que deje espacio para soñar; que no les dé tregua a los poderosos; que consolide su política de derechos humanos y su política de acercamiento a los países latinoamericanos; que avance rápido en lo mucho que falta y especialmente en la justa distribución de la riqueza.
Pero el tipo sabe que todo se puede sintetizar en cuatro palabras que parecen venir de otros tiempos: la vida por Cristina."

- Claudio Villarruel (Sociólogo y productor de TV): "Señor Néstor Kirchner: Usted cerró sus ojos para abrir los de millones. Así rezaban unas líneas escritas por uno de los cientos de miles de ciudadanos que fueron a despedirlo. Yo también fui uno de ellos, y aclaro que no soy peronista. No importa de qué lado de la privilegiada burguesía progresista se encuentre mi ideología. Lo que hoy nos importa es que usted con su lucha por una Argentina más inclusiva, justa, equitativa, soberana, latinoamericana y solidaria nos devolvió a muchos la esperanza de construir un país distinto. Un país con la dignidad de tener justicia, un gobierno que entendió que sólo con la plena vigencia, los derechos humanos, económicos y sociales se puede construir una verdadera democracia. Un gobierno que hizo muchos esfuerzos para incluir a los millones de argentinos que fueron expulsados del sistema “democrático” por reiterados e inescrupulosos gobiernos, que prefirieron no entender que mientras haya un solo niño que se muera de hambre la democracia es la más peligrosa de todas las mentiras. Hoy no hay nadie que pueda negar su compromiso con los más pobres, como tampoco el trabajo que queda por hacer. Le criticaron sus formas, sus desplantes, su terquedad, su obstinación, en definitiva, su estilo: una alquimia de loco lúcido que sabe que para cumplir los sueños la política es el camino más largo. Y usted con la Presidenta apuraron el tranco porque el corazón apuraba y tenía sus razones. Mire si no las tenía. Animarse a romper estructuras enquistadas en el inconsciente colectivo. Animarse con el 22 por ciento de los votos a enfrentar a los poderes concentrados. Revalorizar la política para que deje de ser un manual del capital para ser una guía del trabajo. Enfrentar a los advenedizos de siempre que por un mango transan sus principios y a lidiar con los creadores de realidades virtuales. Bancarse la incomprensión y la descalificación por mantener sus convicciones, cuando la mayoría de los argentinos hemos entendido que debemos respetar todas las opiniones, porque sabemos que cuando las críticas son bien intencionadas y no esconden intereses espurios o destituyentes nos ayudan a crecer. Su “incorrección” política fue lo que más me deslumbró. La vida sólo merece ser vivida cuando el miedo no es la guía de nuestros actos, sino el enemigo de nuestra pasión. Ojalá que su partida nos deje pensar a todos los argentinos que el futuro llegó hace rato y es un palo, como dice el Indio Solari. Por eso debemos comprometernos y demostrar que ese futuro previsible, pronosticado por los encuestadores de la nada, por los opinólogos del sinsentido, por los “hombres de negocios”, por los futurólogos de su propia mezquindad no es real. Sabemos que en todos los sectores de nuestra sociedad y de la clase política hay gente con buenas intenciones. Espero que todos comprendamos el mensaje del destino: si no somos capaces de construir un país más democrático, justo e igualitario para todos nuestros compatriotas, el mañana será una triste mueca del pasado. Aprovechemos este presente, que es el mejor que pudimos tener en muchos años. No lo desperdiciemos. Encontrémonos ya en la esquina de las coincidencias, porque mientras estemos entretenidos en disputas banales dejaremos escapar una oportunidad única. Está en todos nosotros la decisión, la historia está cansada de esperarnos. Miremos a los ojos a nuestros hijos y construyamos junto a ellos el presente continuo que es el único futuro que existe. “Sólo quien ensaya lo absurdo conquistara lo imposible”, decía Unamuno. Néstor, siga ensayándolo donde esté. Porque los argentinos de bien, del signo político que sean, acompañaran a Cristina en estos días tristes. Llueve en Buenos Aires. Y el dolor transita por sus calles. Descanse en paz."

- Juan Sasturain (Periodista): "Quería hablar de su magnífica condición impresentable. Y terminar con tres rasgos que cualquier imbécil asesor de imagen o de verso equivalente despreciaría: las biromes berretas con que firmaba decretos y rubricaba acuerdos; el traje cruzado fuera de moda y oportunidad, siempre; la tendencia –memorable, desde el primer día, a la salida del Congreso– a zambullirse entre la gente, sacado, regalado. La verdad, digan lo que digan, Kirchner ha sido un regalo. Generoso, cursi, incómodo, como un velero hecho de caracoles de mar puesto sobre la repisa de la patria. Uno piensa que es para tirar y resulta imprescindible, verdadero, necesario. Lo vamos a extrañar."

- Manuel Moretti, de Estelares (Músico): "Se fue alguien que me devolvió algo de la fe: fe en el Estado, fe en el igual, fe en el distinto. Se fue alguien que no fue gerente de corporaciones. Se fue alguien que me devolvió pertenencia. Ha sido un día muy triste. Espero que algo de lo que nos dio siga convirtiéndose en respeto y en construcción. Somos lo que hacemos. Serás inolvidable."

- Eddie Vedder (cantante de Pearl Jam, vía Twitter): “Mis pensamientos y mis oraciones para Néstor Kirchner y su familia”.



"El peor analfabeto es el analfabeto político. Él no oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. Él no sabe que el costo de vida, el precio del poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. Él analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales." (Bertolt Brecht)



Ilustra esta entrada la pintura "Spectators at the cabaret", de 1911, del indefinible pintor alemán Emil Nolde (1867-1956)




Ella&Él, María Bozzini y Osvaldo Talevi, recrean esta canción emblemática para los artistas Argentinos y del mundo...compuesta por el Gran Enrique Pinti. Piano y Orquestación: Osvaldo Talevi. Edición de Video: María Bozzini.


QUEDAN LOS ARTISTAS

Pasan los años, pasan los gobiernos,
los radicales y los peronistas,
pasan veranos, pasan inviernos,
quedan los artistas.

Pasan las crisis y pasan las guerras
pasa la prensa sensacionalista
las prohibiciones, las listas negras,
quedan los artistas.

Pasan los mecenas, pasan los censores,
pasan hipócritas y moralistas,
tiempos peores y tiempos mejores,
quedan los artistas.

Pasan la belleza y la juventud
los pesimistas y los optimistas
pasan las pestes, pasa la salud,
quedan los artistas.

Si no fuera por Homero y por ese Partenón,
quién sabría algo de Grecia y su civilización.
Roma sigue siendo Roma aunque la quemó Nerón,
no habrá censura que pueda contra el Decamerón.
Hitler ocupó París y mucha gente temblaba
pero no pudo lograr que la Gioconda llorara.
La fuente de Lola Mora sigue tan desfachatada
y ni Franco consiguió que La Maja se tapara.

Por eso no le temo a las pasiones
ni a la vejez ni a los psicoanalistas
ni a los fracasos ni a las frustraciones
porque soy artista.
De veras que no sé si bueno o malo
ni más ni mucho menos que humorista
que ha recibido elogios y algún palo
como todo artista.

Y ustedes al venir me dan más fuerza
no habrá fantasma que se nos resista
ni crisis que nuestra senda tuerza
mientras ustedes cuiden a sus artistas.


De Salsa Criolla - Por Enrique Pinti


2 comentarios:

  1. Muy bueno. Conmovedor: agregá lo que dijo Federica Pais...
    (y Tito Cossa es dramaturgo)

    Mariel

    ResponderEliminar