viernes, 11 de diciembre de 2009

Georgina Hassan, la enlazadora de mundos

“Lo que más me importa es ser un canal. La música no es de nadie y es de todos y es una tarea muy hermosa ser una enlazadora de mundos como dirían los mayas. Pero sólo eso, considerar que soy un canal e intentar que ese canal se mantenga lo más limpio y verdadero posible.”

Así se define Georgina Hassan, quien nació en Buenos Aires (Argentina) en 1977, estudió magisterio en la Escuela Nacional de Música "Juan Pedro Esnaola" e instrumentista en guitarra folclórica en la Escuela de Música Popular de Avellaneda, donde enseñó música desde los 17 años. Tomó clases particulares de canto con Livia Barbosa, Susana Naidich, Elisa Viladesau, y de guitarra con José Luis Merlín y Osvaldo Burucuá. Su carrera como cantante comenzó en 1995 con el grupo "Cenzontle", grupo de proyección folclórica argentina. En 1999 formó “La Cuerda”, grupo de música latinoamericana. En ambos grupos se desempeñó como cantante e instrumentista de guitarra y cuatro venezolano.
Es hija de Alberto Hassan, de Opus cuatro, el grupo vocal de más larga trayectoria interrumpida de la Argentina y uno de los primeros a nivel mundial, que por la calidad de su proyección artística alcanzara los más importantes escenarios de América, Europa y Asia, desde su creación en 1968. El repertorio de Opus cuatro ha estado orientado a la interpretación de la música popular y de raíz folclórica de nuestro país y de América Latina, el tango y los “spirituals”.



Eligió la autogestión, lo que le permite delinear sus discos eligiendo de manera personal, y absolutamente libre, el camino que desea recorrer. Parece tener claro qué quiere decir y de qué manera, y lo hace con naturalidad.
“No recuerdo que haya habido un momento exacto de decisión. Creo que la música estuvo en mí desde antes de nacer. Mi papá dice que yo canté antes de hablar, de hecho era bastante vaga para pronunciar palabras pero nunca dejaba de tararear alguna melodía. Por eso puedo decir que el canto siempre fue algo muy natural en mí, era una de las maneras de espantar el miedo cuando me quedaba sola; dentro de mí se movía la certeza de que nada malo me iba a ocurrir si estaba cantando. Siento que la música se instaló en mí y al crecer decidí hacerla una forma de vida.”, responde con precisión si se le pregunta cómo y por qué nació su pasión.
Durante mucho tiempo estudió y tocó música argentina y latinoamericana. Eso la llevó a elegir una serie de recorridos sonoros donde esta presencia es importante, pero donde también aparecen otras influencias. Se la reconoce claramente dentro de un grupo de músicos y compositores que no están buscando dentro de un género, sino que se piensan dentro del folklore de la región, pero desde un lugar muy abierto.



En el año 2002 realizó su primera gira por Europa, con conciertos en Francia, España y Portugal. En 2004 grabó su primer disco solista, "Primera Luna", con arreglos y dirección musical de Pablo Fraguela y producción artística de Ariel Hassan. En este disco intentó encontrar un eje y un lugar donde pudiera sentir las canciones como propias. El sonido del disco es muy parejo, con bastante acústica, piano, contrabajo, percusión y violín. Dijo de él: “Los arreglos tienen que ver con buscar algo circular, que armonice y que conforme un todo”. "Primera luna" abre finalmente una carrera profesional que llevaba años de gestación.
Ha realizado giras por diferentes provincias de Argentina, así como por Chile, Paraguay, Uruguay, España, Portugal y Francia. En marzo de 2009 ha participado en el disco de Kepa Junkera, ‘Kalea’. Fue semifinalista del concurso de cantautores de Granada ‘Abril para vivir 2009’, año en el que presentó canciones de su álbum "Primera Luna" en conciertos en Pamplona y Zaragoza (España), y Oporto (Portugal).
En estos conciertos, la cantautora y también adelantó material de su segundo disco. "Cómo respirar", de él se trata, cuenta pequeñas historias, que la cautivaron e inspiraron, y que se fueron gestando en los últimos años y que corresponden a distintos momentos y lugares, pero que todas en conjunto están unidas por un hilo conductor. Las canciones de este disco son, en definitiva, pequeñas historias, como si fueran diferentes cuentos. “Esta sonoridad tiene que ver con haber estado viajando en estos años y sobre cómo eso fue impregnando las composiciones de distintos ritmos, donde primero está la canción y el recorrido propio que toma, pero donde claramente aparecen aires de música de raíz latinoamericana", dice de él con entusiasmo. Además de guitarra toca el cuatro venezolano, en este disco que se grabó entre noviembre de 2008 y julio de 2009, y cuenta con la participación de Diego Penelas, Fernando Mántaras y Rodrigo Quirós como grupo estable. La lista de invitados es de lujo: Emiliano Álvarez, Raly Barrionuevo, Horacio Cacorilis, Daniel Cantillana (Inti-Illimani) (desde Chile), Juampi Francisconi, Facundo Guevara, Ariel Hassan, Heleen de Jong, Kepa Junkera (desde España), Erik Manouz (desde Alemania), Marcelo Moguilevsky, Osiris Rodriguez y Lito Vitale.



Me dejó claro por qué me gustó tanto el arte de esta cantautora argentina, la lista de compositores y músicos que dice son su referencia: Bach, Mozart, Satie, Faure, Chopin, Yupanqui, Cuchi Leguizamón, Mercedes Sosa, Raúl Carnota, Carlos Aguirre, Juan Quintero, Moguilevsky, Chango Spasiuk, Caetano Veloso, Vitor Ramil, Marisa Monte, Gismonti, Chabuca Granda, Silvio Rodríguez, Cecilia Todd, Simón Díaz, Violeta Parra, Inti Illimani, Zitarrosa, Amparo Ochoa, Lila Downs, Ruben Blades, Lhasa de Sela, Amalia Rodríguez, Madredeus, Maria Joao, Coltrane, Keith Jarrett, Bobby Mc Ferrin, Sting, Zap Mama, y termina diciendo: “uff entre muchos otros”. Creo que si algo me sedujo de esta mujer de inquietante belleza, es el eclecticismo que transmite su voz, su dulce y poderosa voz.


Más de esta genial artista en MySpace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario